jueves, 31 de agosto de 2017

CONQUISTA NUEVA-ESPAÑA Cap. I BERNAL DIAZ

VERDADERA HISTORIA DE LA CONQUISTA DE LA NUEVA- ESPAÑA
BERNAL DIAZ DEL CASTILLO
Madrid 1862
Imprenta deTejado
CAPITULO I
En el año de 1514 salí de Castilla en compa- 
ñía del gobernador Pedro Arias de Avila, que 
en aquella sazón le dieron la gobernación de 
Tierra-Firme; y viniendo por la mar con buen 
tiempo, y otras veces con contrario, llegamos 
al Nombre de Dios; y en aquel tiempo hubo 
pestilencia, de que se nos murieron muchos sol- 
dados, y demás desto, todos los más adoleci- 
mos, y se nos hacian unas malas llagas en las 
piernas; y también en aquel tiempo tuvo dife- 
rencias el mismo gobernador con un hidalgo 
que en aquella sazón estaba por capitán y ha- 
bía conquistado aquella provincia, que se decía 
Vasco-Nuñez de Balboa; hombre rico, con quien 
Pedro Arias de Avila casó en aquel tiempo una 
su hija doncella con el mismo Balboa; y des- 
pués que la hubo desposado, según pareció, y 
sobre sospechas que tuvo que el yerno se le 
quería alzar con copia de soldados por la mar 
del Sur, por sentencia le mandó degollar. Y 
después vimos lo que dicho tengo y otras re- 
vueltas entre capitanes y soldados, y alcanza- 
mos á saber que era nuevamente ganada la isla 
de Cuba, y que estaba en ella por gobernador 
un hidalgo que se decia Diego Velazquez, na- 
tural de Cuéllar; acordamos ciertos hidalgos y 
soldados, personas de calidad de los que habia- 
mo venido con el Pedro Arias de Avila, de 
demandalle licencia para nos ir á la isla de 
Cuba, y él nos la dio de buena voluntad, por- 
que no tenia necesidad de tantos soldados como 
los que trujo de Castilla, para hacer guerra, 
porque no habia qué conquistar; que todo esta- 
ba de paz, porque el Vasco Nuñez de Balboa, 
yerno del Pedro Arias de Avila, habia conquis- 
tado, y la tierra de suyo es muy corta y de 
poca gente. 
Y desque tuvimos la licencia, nos embarca- 
mos en buen navio y con buen tiempo; llega- 
mos á la isla de Cuba, y fuimos á besar las 
manos al gobernador della, y nos mostró mu- 
cho amor, y prometió que nos daria indios de 
los primeros que vacasen; y como se habían 
pasado ya tres años, ansí en lo que estuvimos 
en Tierra-Firme como en lo que estuvimos en 
la isla de Cuba aguardando á que nos deposita- 
se algunos indios , como nos habia prometido, y 
no habíamos hecho cosa ninguna que de contar 
sea, acordamos de nos juntar ciento y diez com- 
pañeros de los que habíamos venido de Tierra- 
Firme y de otros que en la isla de Cuba no te- 
nían indios, y concertamos con un hidalgo que 
se decia Francisco Hernández de Córdoba , que 
era hombre rico y tenia pueblos de indios en 
aquella isla, para que fuese nuestro capitán, y 
á nuestra ventura buscar y descubrir tierras 
nuevas, para en ellas emplear nuestras perso- 
nas; y compramos tres navios, los dos de buen 
porte, y el otro era un barco que hubimos 
del mismo gobernador Diego Velazquez , fiado, 
con condición que, primero que nos le diese, 
nos habíamos de obligar todos los soldados, que 
con aquellos tres navios habíamos de ir á unas 
isletas que están entre la isla de Cuba y Hondu- 
ras, que ahora se llaman las islas de los Guana- 
jes, y que habíamos de ir de guerra y cargar los 
navios de indios de aquellas islas para pagar con 
ellos el barco, para servirse dellos por esclavos. 
Y desque vimos los soldados que aquello que 
pedia el Diego Velazquez no era justo, le respon- 
dimos que lo que decia no lo mandaba Dios ni el 
Rey, que hiciésemos á los libres esclavos. Y des- 
que vio nuestro intento, dijo que era bueno el pro- 
pósito que llevábamos en querer descubrir tier- 
ras nuevas, mejor que no el suyo; y entonces nos 
ayudó con cosas de bastimento para nuestro viaje» 
Y desque nos vimos con tres navios y matalo- 
taje de pan cazabe, que se hace de unas raices 
que llaman yucas, y compramos puercos, que 
nos costaban en aquel tiempo á tres pesos, por- 
que en aquella sazón no habia en la isla de Cu- 
ba vacas ni carneros, y con otros pobres mante- 
nimientos, y con rescate de unas cuentas que 
entre todos los soldados compramos, y busca- 
mos tres pilotos , que el más principal dellos y 
el que regia nuestra armada se llamaba Antón 
de Alaminos, natural de Palos, y el otro piloto 
se decia Camacho, de Triana, y el otro Juan 
Alvarez, el Manquillo de Huelva; y asimismo 
recojimos los marineros que hubimos menester 
y el mejor aparejo que pudimos de cables y ma- 
romas y anclas, y pipas de agua, y todas otras 
cosas convenientes para seguir nuestro viaje, y 
todo esto á nuestra costa y misión. Y después 
que nos hubimos juntado los soldados, que fue- 
ron ciento y diez, nos fuimos á un puerto que se 
dice en la lengua de Cuba, Ajaruco, y es en la 
banda del Norte, y estaba ocho leguas de una 
villa que entonces tenian poblada, que se decia 
San Cristóbal, que desde á dos años la pasaron 
á donde agora está poblada la dicha Habana. 
Y para que con buen fundamento fuese enca- 
minada nuestra armada, hubimos de llevar un 
Clérigo que estaba en la misma villa de San 
Cristóbal, oue se decia Alonso González, que 
Con buenas palabras y prometimientos que le 
hicimos se fué con nosotros ; y demás desto ele- 
gimos por veedor, en nombre de su majestad, 
á un soldado que se decia Bernardino Iniguez, 
natural de Santo Domingo de la Calzada, para 
que si Dios fuese servido que topásemos tierras 
que tuviesen oro ó perlas ó plata, hubiese per- 
sona suficiente que guardase el real quinto. Y 
después de todo concertado y oido Misa, enco- 
mendándonos á Dios nuestro Señor y á la Vir- 
gen Santa María, su bendita Madre, nuestra Se- 
ñora, comenzamos nuestro viaje de la manera 
que adelante diré. 
CAPITULO II. 
DEL DESCUBRIMIENTO DE YUCATÁN Y DE UN RENCUENTRO 
DE GUERRA QUE TUVIMOS CON LOS NATURALES. 
En 8 dias del mes de Febrero del año de 1517 
años salimos de la Habana, y nos hicimos á la 
vela en el puerto de Jaruco, que ansí se llama 
entre los indios, y es la banda del Norte, y en 
doce dias doblamos la de San Antón, que por 
otro nombre en la isla de Cuba se llama la tierra 
de los Guanataveis, que son unos indios como 
salvajes. 
Y doblada aquella punta y puestos en alta 
mar, navegamos á nuestra ventura hacia donde 
 se pone el sol, sin saber bajos ni corrientes , ni 
qué vientos suelen señorear en aquella altu- 
ra , con grandes riesgos de nuestras perso- 
ras; porque en aquel instante nos vino una tor- 
menta que duró dos dias con sus noches, y fué 
tal, que estuvimos para nos perder; y desque 
abonanzó, yendo por otra navegación, pasado 
veinte y un dias que salimos de la isla de Cuba, 
vimos tierra, de que ncs alegramos mucho , y 
dimos muchas gracias á Dios por ello; la cual 
tierra jamas se habia descubierto, ni habia no- 
ticia della hasta entonces ; y desde los navios 
vimos un gran pueblo, que al parecer estaría de 
la costa obra de dos leguas y viendo que era 
gran población y no habíamos visto en la isla 
de Cuba pueblo tan grande , le pusimos por 
nombre el Gran-Cairo. Y acordamos que con el 
un navio de menos porte se acercasen lo que más 
pudiesen á la costa, á ver qué tierra era, y á ver 
si habia fondo para que pudiésemos anclar junto 
á la costa; y una mañana, que fueron 4 de Mar- 
zo, vimos venir cinco canoas grandes llenas de 
indios naturales de aquella población, y venían 
á remo y vela. Son canoas hechas á manera de 
artesas, son grandes, de maderos gruesos y ca- 
vadas por dedentro y está hueco , y todas son 
de un madero macizo, y hay muchas dellas en 
que caben en pié cuarenta y cincuenta indios. 
Quiero volver á mi materia. Llegados los in- 
dios con las cinco canoas cerca de nuestros na- 
vios, con señas de paz que les hicimos ; llaman- 
doles con las manos y capeándoles con las capas 
para que nos viniesen á hablar, porque no te- 
níamos en aquel tiempo lenguas que entendie- 
sen la de Yucatán y mejicana, sin temor ninguno 
vinieron y entraron en la nao capitana sobre 
treinta dellos, á los cuales dimos de comer ca- 
zabe y tocino, y á cada uno un sartalejo de cuen- 
tas verdes, y estuvieron mirando un buen rato 
los navios; y el más principal dellos, que era 
cacique, dijo por señas que se queria tornar á 
embarcar en sus canoas y volver á su pueblo, y 
que otro dia volverían y traerían más canoas en 
que saltásemos en tierra; y venían estos indios 
vestidos con unas jaquetas de algodón y cubier- 
tas sus vergüenzas con unas mantas angostas, 
que entre ellos llaman mastates, y tuvímoslos 
por hombres más de razón que á los indios de 
Cuba, porque andaban los de Cuba con sus ver- 
güenzas defuera, excepto las mujeres, que traían 
hasta que les llegaban á los muslos unas ropas 
de algodón que llaman naguas. 
Volvamos á nuestro cuento: que otro dia por 
la mañana volvió el mismo cacique á los navios, 
y trujo doce canoas grandes con muchos indios 
remeros, y dijo por señas al capitán, con mues- 
tras de paz, que fuésemos á su pueblo y que nos 
darían comida y lo que hubiésemos menester, y 
que en aquellas doce canoas podíamos saltar en 
tierra. Y cuando lo estaba diciendo en su len- 
gua., acuerdóme que decía: Con escotooh, con es- 
Gotoch', y quiere decir, andad acá á mis casas; y 
por esta causa pusimos desde entonces por nom* 
bre á aquella tierra Punta de Cotoche, y así está 
en las cartas de marear. Pues viendo nuestro ca- 
pitán y todos los demás soldados los muchos 
halagos que nos hacia el cacique para que fué- 
semos á su pueblo, tomó consejo con nosotros, 
y fué acordado que sacásemos nuestros bateles 
de los navios, y en el navio de los más peque- 
ños y en las doce canoas saliésemos á tierra to- 
dos juntos de una vez, porque vimos la costa 
llena de indios que habian venido de aquella 
población, y salimos todos en la primera bar- 
cada. Y cuando el cacique nos vido en tierra y 
que no íbamos á su pueblo; dijo otra vez al ca- 
pitán por señas que fuésemos á sus casas; y tan- 
tas muestras de paz hacia, que tomando el capi- 
tán nuestro parecer para si iríamos ó no, acor- 
dóse por todos los más soldados que con el 
mejor recaudo de armas que pudiésemos llevar y 
con buen concierto fuésemos. 
Llevamos quince ballestas y diez escopetas 
(que así se llamaban, escopetas y espingardas, 
en aquel tiempo), y comenzamos á caminar por 
un camino por donde el cacique iba por guia, 
con otros muchos indios que le acompañaban. 
E yendo de la manera que he dicho, cerca de 
unos montes breñosos comenzó á dar voces y 
apellidar el cacique para que saliesen á nos- 
otros escuadrones de gente de guerra, que te- 
nían en celada para nos matar; y á las voces 
que dio el cacique, los escuadrones vinieron con 
gran furia, y comenzaron á nos flechar de arte, 
que á la primera rociada de flechas nos hirieron 
quince soldados, y traian armas de algodón, y 
lanzas y rodelas, arcos y flechas, y hondas y 
mucha piedra, y sus penachos puestos, y luego 
tras las flechas vinieron á se juntar con nos- 
otros pié con pié, y con las lanzas á mantenien- 
te nos hacían mucho mal. Más luego les hici- 
mos huir, como conocieron el buen cortar de 
nuestras espadas, y de las ballestas y escopetas 
el daño que les hacian; por manera que queda- 
ron muertos quince dellos. 
 

miércoles, 30 de agosto de 2017

VERDADERA HISTORIA CONQUISTA NUEVA ESPAÑA- LXX,

 VERDADERA HISTORIA CONQUISTA NUEVA ESPAÑA
BERNAL DIAZ DEL CASTILLO
1904 
CAPITULO LXX, 
COMO EL CAPITÁN XICOTENGA TENIA APERCEBIDOS VEIN- 
TE MIL HOMBRES ESCOJIDOS, PARA DAR EN NUESTRO 
REAL, Y LO QUE SOBRE ELLO SE HIZO. 
Como Masse-Escaci y Xicotenga el viejo, y 
todos los más caciques de la cabecera de Tlas- 
cala enviaron cuatro veces á decir á su capitán 
que no nos diese guerra, sino que nos fuese á 
hablar de paz, pues estaba cerca de nuestro 
real, y mandaron á los demás capitanes que con 
él estaban que no le siguiesen si no fuese para 
acompañarle si nos iba á ver de paz; como el 
Xicotenga era de mala condición, porfiado y so- 
berbio, acordó de nos enviar cuarenta indios con 
comida de gallinas, pan y fruta, y cuatro muje- 
res indias viejas y de ruin manera, y mucho co- 
pal y plumas de papagayos, y los indios que lo 
traían al parecer creímos que venían de paz; y 
llegados á nuestro real,zahumaron á Cortés, y 
sin hacer acato, como suelen entre ellos, dije- 
ron: «Esto os envia el capitán Xicotenga, que 
comáis si sois teules, como dicen los de Cem- 
poal; é si queréis sacrificios, toma esas cuatro 
mujeres que sacrifiquéis, y podéis comer de sus 
carnes y corazones; y porque no sabemos de qué 
manera lo hacéis, por eso no las hemos sacrifi- 
cado ahora delante de vosotros; y si sois hom- 
bres, comed de las gallinas, pan y fruta; y si 
sois teules (dioses) mansos, aquí os traemos copal (que 
ya he dicho que es como incienso) y plumas de 
papagayos; haced vuestro sacrificio con ello.» 
Y Cortés respondió con nuestras lenguas que ya 
les habla enviado á decir que quieren paz y que 
no venia á dar guerra, y les venían á rogar y 
manifestar de parte de nuestro Señor Jesucris- 
to, que es él en quien creemos y adoramos, y el 
Emperador don Carlos (cuyos vasallos somos), 
que no maten ni sacrifiquen á ninguna persona^ 
 como lo suelen hacer; y que todos nosotros so- 
mos hombres de hueso y de carne como ellos, y 
no teules, sino cristianos, y que no tenemos 
costumbre de matar á ningunos; que si matar 
quisiéramos, que todas las veces que nos dieron 
guerra de dia y de noche habia en ellos hartos 
en que pudiéramos hacer crueldades, y que por 
aquella comida que allí traen se lo agradece, y 
que no sean más locos de lo que han sido, y 
vengan de paz. 
Y parece ser aquellos indios que envió el Xi- 
cotenga con la comida, eran espias para mirar 
nuestras chozas y entradas y salidas, y todo lo 
que en nuestro real habia, y ranchos y caballos 
y artillería, y cuántos estábamos en cada choza; 
y estuvieron aquel dia y la noche, y se iban 
unos con mensajes á su Xicotenga y venian otros; 
y los amigos que traíamos de Cempoal miraron 
y cayeron en ello, que no era cosa acostumbra- 
da estar de dia ni de noche nuestros enemigos 
en el real sin propósito ninguno, y que cierto 
eran espías , y tomaron dellos más sospecha por- 
que cuando fuimos á lo del pueblezuelo Cimpa- 
cingo, dijeron dos viejos de aquel pueblo á los 
de Cempoal , que estaba apercibido Xicotenga 
con muchos guerreros- para dar en nuestro real 
de noche de manera que no fuesen sentidos , y 
los de Cempoal entonces tuviéronlo por burla y 
cosa de fieros , y por no sabello muy de cierto 
no se lo habian dicho á Cortés ; y súpolo luego 
«Joña Marina, y ella lo dijo á Cortés} y para sa- 
ber la verdad mandó Cortés apartar dos de los 
tlascaltecas que parecían más hombres de bien, 
y confesaron que eran espías de Xicotenga , y 
todo á la fin que venían ; y Cortés les mandó 
soltar , y tomamos otros dos , y ni más ni menos 
confesaron que eran espías ; y tomáronse otros 
dos ni más ni menos , y más dijeron, que estaba 
su capitán Xicotenga aguardando la respuesta 
para dar aquella noche con todas sus capitanías 
en nosotros ; y como Cortés lo hubo entendido, 
lo hizo saber en todo el real para que estuvié- 
semos muy alerta, creyendo que había de venir, 
como lo tenían concertado ; y luego mandó pren- 
der hasta diez y siete indios de aquellos espías, 
y dellos se le cortaron las manos y á otros los 
dedos pulgares, y los enviamos á su capitán Xi- 
cotenga, y se les dijo que por el atrevimiento de 
venir de aquella manera se les ha hecho ahora 
aquel castigo, é digan que venga cuando quisiere, 
de día ó de noche ; que allí le aguardaríamos dos 
dias , y que si dentro de los dos dias no viniese, 
que lo iríamos á buscar á su real; y que ya hu- 
biéramos ido á les dar guerra y matalles, sino 
porque los queremos mucho, y que no sean más 
locos, y vengan de paz; y como fueron aquellos 
indios de las manos cortadas y dedos, en aquel 
instante dicen que ya Xicotenga quería salir de 
su real con todos sus poderes para dar sobre 
nosotros de noche, como lo tenían concertado; y 
como vio ir á sus espías de aquella manera, se 
maravilló y preguntó la causa dello, y le conta- 
ron todo lo acaecido, y desde entonces perdió 
el brío y soberbia; y demás desto, ya se le ha- 
bía ido del real una capitanía con toda su gente, 
con quien habia tenido contienda y bandos en 
las batallas pasadas. Dejemos esto aquí, é pase- 
mos adelante. 


martes, 29 de agosto de 2017

EL ANGEL DE LOS PADRES AFLIGIDOS

De cómo un relato íntimo
trajo consuelo á mucha gente.
 EL ANGEL DE LOS PADRES AFLIGIDOS
Por BARBARA SANDE DIMMITT
 Evans quería que su libro fuese un mensaje  de amor para sus hijas y de consuelo
para su madreEN 1993 APARECIÓ en varias  librerías de Salt Lake City, Utah, The Christmas Box ("La caja de Navidad"), delgado volumen de un escritor primerizo, acerca de un padre obsesionado por el trabajo, que descuida a su familia, sobre todo a su hija. Sin embargo, una Navidad se transforma al conocer a una anciana cuya única hija había muerto de pequeña.
En el curso de los años, la mujer se había consolado escribiéndole cartas a su pequeña, las cuales guardaba en una caja de madera que tenía tallada una escena de la Natividad. Conmovido por la pena y el amor inagotable de la anciana, el hombre comprende lo ciego que ha estado ante la bendición que representa su familia, y promete volverse el padre amoroso que ésta merece.
Cuando el autor, Richard Paul Evans, escribió el último párrafo, Pensó que estaba poniendo punto final a un relato íntimo a través del cual quería expresar el profundo cariño que les tenía a sus hijas. No sospechaba todas las consecuencias que su publicación iba a tener.
Cuando el autor, Richard Paul Evans, escribió el último párrafo, pensó que estaba poniendo punto final a un relato íntimo a través del cual quería expresar el profundo cariño que les tenía a sus hijas. No sospechaba todas las consecuencias que su publicación iba a tener.
Mensaje de amor

RICHARD PAUL EVANS estaba rendido física y moralmente. Era noviembre de 1992, y este publicista, radicado en Salt Lake City, llevaba varios meses trabajando jornadas de 18 horas, lo que había afectado su vida familiar. Era un esposo y padre afectuoso, y lamentaba el tiempo que les había robado a sus hijas, Jenna, de seis años, y Allyson, de cuatro.
La Navidad estaba cerca y Richard ansiaba expresarles cuánto las quería. A ellas les encantaba que papá les leyera cuentos, así que un libro escrito por él sería el regalo perfecto.
Richard esbozó la historia de un padre que se dedica en cuerpo y alma al trabajo, quitándole atención a su familia, pero mientras lo hacía le venían a la mente inquietantes imágenes de una mujer que lloraba a una hija muerta. ¿Qué tenía que ver eso con su relato? Una noche, al evocar un borroso recuerdo de su niñez, halló la respuesta.
Cuando tenía cuatro años, vio a su madre, June, llorando en silencio en su cuarto, y le preguntó qué tenía.
Es que hoy habría sido el cumpleaños de Sue —le contestó ella.
El pequeño sabía que hacía dos años su madre había dado a luz a una niña muerta. Con la comprensión propia de su edad, Richard le dio un abrazo a su madre.
En adelante, el tema de Sue casi no volvió a tocarse. El padre de Richard tenía una gran familia que mantener y se enfrascó en el negocio de construcción que tenía; si le pesaba la pérdida de su hija, no lo demostraba. En cambio, el penar de su madre era evidente para Richard.
Aunque habían pasado más de 25 años desde entonces, Richard no podía dejar de pensar en la hermana a la que no había conocido, y comprendió cómo encajaría ella en el libro. Escribiría una historia sobre las dos tragedias de la paternidad: la pérdida repentina de un hijo debida a la muerte, y la otra pérdida, paulatina, debida al descuido.
Era un tema lúgubre, pero Richard estaba inspirado, y escribió lo que quería que fuese un testimonio de amor para sus hijas y un mensaje de consuelo para su madre.
Para terminar el libro buscó una imagen que representara vívidamente el dolor que siente un padre ante la pérdida de un hijo, y se acordó de algo que le había contado una vecina anciana: que cuando era niña iba a jugar al cementerio de la ciudad, y todos los días veía llegar a una mujer y llorar al pie de la estatua de un ángel, que señalaba la tumba de un niño.
La fidelidad de esa madre y el tierno simbolismo del ángel dejaron una honda huella en Richard, que, luego de hacer algunas correcciones, agregó la imagen al relato.
El pequeño manuscrito superó las expectativas del autor durante la celebración familiar de Nochebuena. Richard tomó una copia y se la mostró a su madre señalando la dedicatoria: "A Sue".
—Mamá, creo que ella me inspiró esta historia para ti —le dijo.
June Evans estrechó a su hijo entre sus brazos y le dio las gracias, emocionada, mientras su esposo, David, los miraba en silencio.
Más tarde, Jenna y Allyson escucharon la historia, embelesadas, de boca de su padre. Satisfecho con la acogida que tuvo el relato en la familia, Richard puso el manuscrito en una repisa para tenerlo a la mano si las niñas querían que se lo volviera a leer.
Con todo, hubo más repercusiones: las fotocopias encuadernadas que Evans dio a la familia circularon también entre los amigos, y al poco tiempo el autor empezó a recibir llamadas de desconocidos que querían decirle lo mucho que había significado para ellos leer el texto. Más tarde, las librerías de la ciudad le pidieron ejemplares para vender.
A instancias de los lectores, Richard envió copias del manuscrito a las editoriales de la ciudad, pero éstas lo rechazaron, así que, en agosto de 1993, él y su mujer, Keri,destinaron sus ahorros a publicar 8000 ejemplares por su cuenta. No imaginaban que el libro iba a ser un éxito de ventas y les atraería ofertas de las mayores editoriales neoyorquinas.
Liberación
AL LLEGAR noviembre, las ventas en Salt Lake City iban en aumento, y Richard asistía con regularidad a presentaciones en las  las librerías para autografiar ejemplares. En uno de esos actos se le acercó una señora de mirada triste.
—e Quiere que le autografíe el libro? preguntó Richard
—Ya lo leí, y me parece que usted no es tan mayor para ser el protagonista —repuso ella—. Esta historia no es verdadera.
—Tiene razón: es  una ficción literaria.
—¡Cuánto me habría gustado llevarle  una flor al ángel! —dijo el voz baja, y se marchó.
Richard se quedó sin habla. Había sabido al instante lo que afligia a esa mujer. En casi todas las presentaciones veía personas con la misma expresión, que le hablaban de la  muerte de un hijo, y del profundo consuelo que les había traído el libro. Para la mayoría, el pasaje del ángel de piedra era particularmente liberador. A Richard no se le había ocurrido que la falta de la estatua pudiera resultarles dolorosa a esos lectores.
Preocupado, le contó al distribuidor del libro la conversación que había tenido con la mujer, y un vendedor que alcanzó a oírlo le dijo que recibían muchas llamadas de gente que preguntaba por el ángel.
Ante tanta insistencia, el propio Richard quiso saber dónde estaba la estatua, y le pidió a su vecina que le mostrara el lugar, pero al llegar a la parte del cementerio que ella recordaba, no encontraron más que lápidas. Si 70 años atrás había habido allí una estatua, hacía mucho que había desaparecido.
Lo que al principio no fue para Richard más que un bonito recurso literario, había resultado demasiado atractivo. Conforme aumentaba el público del libro, más personas de todo Estados Unidos acudían a Salt Lake City en busca de consuelo, y no lo encontraban. Richard comprendió que no le quedaba más remedio que erigir la estatua de un ángel para que los dolientes pudieran ir a visitarlo y hallar consuelo.
—¡Es una magnífica idea! —le dijo su madre cuando él le contó su plan—. Yo nunca he tenido un sitio donde llorar a Sue. No la enterraron. Así era antes. Tal vez pensaban que de ese modo sería más fácil que tu padre y yo la olvidáramos.
Richard no sabía cómo reaccionaría él ante semejante pérdida, pero se daba cuenta de que, hacía 30 años, su padre debía de haber sido un espectador más que un participante en el parto, y habría tenido que ser fuerte ante la muerte de su hija.
En ese entonces David Evans, que tenía siete hijos y estaba en deuda con sus padres, estudiaba la carrera de trabajo social para tener ingresos más constantes que los que percibía en la construcción. Quizá estaba tan preocupado por la salud de su esposa y las necesidades de su familia, que reprimió el impulso de llorar la muerte de su hija.
La herida de June, en cambio, seguía abierta. El silencio y el aislamiento preservaban y hasta aumentaban el sentimiento de pérdida.
Símbolo de consuelo
CONVENCIDo de que su madre y muchas otras personas necesitaban un lugar donde consolarse, Richard se puso a buscar la estatua apropiada, y en septiembre de 1994 recurrió al escultor Ortho Fairbanks. Resultó que él y su esposa tenían un motivo para colaborar en el proyecto: ellos también habían perdido un hijo.
Richard les describió la estatua que tenía pensada —una figura de niño con alas de ángel— y les dijo que quería celebrar una ceremonia de dedicación a principios de diciembre. El escultor le explicó que si era de piedra podía llevarle años; que la mejor opción era hacerla de bronce con una pátina que imitara la piedra. Aunque incluso ese trabajo podía tardar de seis meses a un año, prometió acabar a tiempo.
Fairbanks cumplió su palabra. Le pidió ayuda a su hijo, también escultor, y ambos trabajaron día y noche. Mientras tanto, Richard y el cuidador del cementerio encontraron el terreno donde pondrían la estatua. El ángel estuvo listo dos días antes del  plazo convenido.
La tarde del 6 de diciembre de '41994, a pesar de la lluvia y la nieve, Una procesión demás de 400 personas subió la cuesta que lleva al monumento, con pequeñas velas encendidas en las manos. Mientras algunos dignatarios de la ciudad pronuciaban discursos, ningun asistentes podía apartar la vista del ángel.
Era un poco mayor que diseño natural y descansaba sobre  un pedestal de granito. Dos reflelctores  le iluminaban desde abajo los  brazos extendidos hacia delante y el rostro dirigido al cielo. Quienes se encontraban más cerca alcanzabana ver la palabra "Esperanza" grabada en el ala derecha.
"Los ángeles te guardan, hijo mío", cantó un coro de niños. "Te librarán de todo daño y despertarás en mis brazos".
Luego llegó el momento que Richard esperaba desde hacía meses. Su madre se acercó al ángel llevando una rosa blanca en la mano, se arrodilló y depositó la flor a sus pies. A Richard se le humedecieron los ojos. Al cabo de unos instantes, June se levantó con expresión de alivio, y su hijo le dio un abrazo.
—¡Al fin tenemos un lugar para Sue! —exclamó ella.
A continuación la gente empezó a desfilar ante el ángel depositando flores blancas sobre el pedestal y sobre los brazos, hasta colmarlos. Al pie del monumento también dejaban juguetes, fotografías y otros recuerdos de sus hijos difuntos.

Bajo la llovizna, Richard se quedó mirando al ángel obrar el milagro. Le había pedido al escultor que la figura tuviera los brazos extendidos, como un niño que quisiera que lo levantaran, pero, a juzgar por las expresiones de paz en los rostros iluminados por las velas, este ángel, más que pedir consuelo, lo daba. Parecía estar diciendo: "Ven y deja aquí tus aflicciones". Y uno por uno, sus visitantes así lo hicieron.
Richard volvió a mirar a su madre. El regalo que había querido hacerle estaba completo, y sentía que era el momento más feliz de su vida. Entonces miró a su padre y vio que le corrían lágrimas por las mejillas. En su expresión se adivinaba toda una vida de sufrimiento contenido. Así, rodeados de desconocidos a los que reunía un dolor común, David y June Evans se fundieron en un abrazo. Sobre ellos se cernía el ángel, lustroso por el agua que lo cubría_
Se han vendido más de 7 millones de ejemplares emplares de The Christmas Box en 17 idiomas. Richard Paul Evans ha escrito otras cuatro novelas de éxito, entre ellas The Looking Glass ("El espejo"). June Evans ahora habla abiertamente de la muerte de su hija, para consolar a otros padres que han sufrido la misma pérdida. David Evans dirige una institución para niños maltratados y abandonados que su hijo fundó con las regalías que le han dejado sus libros. El ángel de bronce recibe más de 1200 visitas al año.
Selecciones del Reader´s Digest
Marzo 2000










lunes, 28 de agosto de 2017

LA BIBLIA VERIFICADA— EL EGIPTO Y ASIRÍA.

 LA BIBLIA VERIFICADA
POR ANDREW ARCHIBALD 
CAPITULO XVII. 
LA BIBLIA Y LOS MONUMENTOS— EL EGIPTO Y 
ASIRÍA. 
 "Si estos callasen, las piedras clamarían." — Lucas 19 : 40. 
Cuando durante la entrada triunfal de Jesús en 
Jerusalem las multitudes gritaban " Bendito el que 
viene en el nombre del Señor," los Fariseos querían 
que los discípulos fueran reprendidos por glorificar á 
su Maestro, quien, sin embargo, replicó, " Si estos ca- 
llasen, las piedras clamarían." Numerosas han sido 
las defensas de la Biblia, y se multiplican constante- 
mente. Cristo tiene aún discípulos que exalten su 
nombre y su palabra. Mi voz ha sido levantada para 
aumentar el coro de aleluyas. ¿Cómo podría uno 
guardar silencio? ¿Quién no desearía poder pre- 
sentar la verdad con mayor poder? Puede apre- 
ciarse el pensamiento de Antonio que decía que si él 
poseyese la elocuencia de Bruto, haría que 
"Las piedras de Roma se alzasen en rebeldía." 
Dios, en este siglo de ataque el mas violento contra 
las Escrituras, ha dado boca á las cosas inanimadas, 
como hemos de verlo al considerar la Biblia y los 
monumentos. 
La naturaleza de esta clase de verificación de las 
Escrituras ha sido ya introducida por la mención 
hecha de la Piedra Moabita y el Cilindro de Nabon- 
nido, los anillos de Aggeo y Jeremías, el descubri- 
miento reciente de Pithora, una de las ciudades de 
almacenage edificada por los esclavos hebreos, y las 
estatuas junto con las obras masivas de los Faraones. 
La importancia creciente de esta línea de evidencias 
en las excavaciones que tan diligentemente son lleva- 
das á cabo en los países comprendidos ó aludidos por 
la narración de la Escritura parecería aconsejar un 
tratamiento distinto y por separado de esta fase tan 
interesante del asunto. Volúmenes enteros se están 
escribiendo sobre este departamento especial de estu- 
dio bíblico, y en el corto espacio á nuestra disposición 
solamente podremos echar una ojeada á los hechos 
principales, mientras que á la par recorreremos todo 
el terreno en él comprendido. Las discrepancias apa- 
rentes entre los dos registros, el escrito y el monu- 
mental, ha de continuar sin duda desapareciendo á 
medida que las inscripciones irán siendo descifradas. 
Para nuestro presente propósito únicamente este campo 
sin límites de investigación es suficiente notar las con- 
firmaciones positivas dadas por las piedras mismas á 
los oráculos divinos. Los antiguos, que menos que 
ningunos otros hubieran deseado corroborar los escri- 
tos de los hebreos, nos están predicando, en un sen- 
tido mas real aún que lo que entendía Shakespeare, 
" sermones en piedras." 
El Egipto está revelando sus secretos. Sus monu- 
mentos han sido siempre impresivos. Sus pirámides 
y obeliscos han sido la admiración del mundo. Aun 
las ruinas de sus templos grandiosos son de una belleza 
sorprendente. Del conjunto de material puesto de 
este modo á nuestra disposición, mientras que la pica 
del excavador sigue dando á luz nuevos descubri- 
mientos, tenemos que contentarnos con usar una parte 
muy pequeña. 
Mil quinientos años antes de la era Cristiana Ame- 
nofis III. erigió en Tebes, á orillas del Nilo, dos esta- 
tuas colosales, originalmente coronadas, de setenta pies 
de altura, las cuales yacen sin sus coronas, majestuosa- 
mente sentadas en reposo en el mismo lugar en donde 
al principio fueron oolocadas. Una de estas ha sido 
famosa en la historia conocida como la " vocal Mem- 
non," que se decía emitir al salir el sol un sonido como 
el de un arpa. Esta música celebrada, que ha sido la 
inspiración de los poetas desde entonces, puede haber 
sido después de todo, un fenómeno actual y natural, 
pues ciertas piedras frías ahora al recibir los rayos 
caloríferos del sol, se dice que suenan ó vibran con 
una melodía parecida á aquella producida por una 
cuerda de arpa al romperse. En verdad que todas 
las estatuas del Egipto se han vuelto vocales desde que 
hemos aprendido en el siglo presente á leer las inscrip- 
ciones que contienen. 

domingo, 27 de agosto de 2017

LA JUSTICIA ENGRANDECE A LA NACION. NO A LA CORRUPCION

La JUSTICIA ENGRANDECE A LA NACION
Mas el pecado es afrenta de las naciones. 

Como Ciudadano guatemalteco y ciudadano del mundo apoyo al Sr. Ivan Velasquez al frente de la lucha CONTRA LA CORRUPCIÓN que han mantenido a Guatemala en la lista de países del  quinto mundo. 
 ¡Pero que fluya el derecho como las aguas,
y la justicia como arroyo inagotable! Amós 5.24


El Señor ama la justicia y el derecho;
llena está la tierra de su amor.
``No harás injusticia en el juicio; no favorecerás al pobre ni complacerás al rico, {sino que} con justicia juzgarás a tu prójimo.
aprended a hacer el bien, buscad la justicia, reprended al opresor, defended al huérfano, abogad por la viuda
 Los hombres malvados no entienden de justicia, mas los que buscan al SEÑOR lo entienden todo
19No torcerás la justicia; no harás acepción de personas, ni tomarás soborno, porque el soborno ciega los ojos del sabio y pervierte las palabras del justo. 20La justicia, y sólo la justicia buscarás, para que vivas y poseas la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.
 El te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que demanda el SEÑOR de ti, sino sólo practicar la justicia, amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios?
 El que va tras la justicia y el amor
halla vida, prosperidad y honra.
 Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad.
 No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra
 Practicar la justicia y el derecho
lo prefiere el Señor a los sacrificios.
 Las riquezas mal habidas no sirven de nada,
pero la justicia libra de la muerte.
 Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en la senda de los pecadores
ni cultiva la amistad de los blasfemos.
 El malvado obtiene ganancias ilusorias;
el que siembra justicia asegura su ganancia.
 Encomienda al Señor tu camino;
confía en él, y él actuará.
Hará que tu justicia resplandezca como el alba;
tu justa causa, como el sol de mediodía.
Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia,
porque serán saciados.
¡Levanta la voz, y hazles justicia!
¡Defiende a los pobres y necesitados!
 ¡Aprendan a hacer el bien!
¡Busquen la justicia y reprendan al opresor!

¡Aboguen por el huérfano y defiendan a la viuda!
 Me deleito mucho en el Señor;
me regocijo en mi Dios.
Porque él me vistió con ropas de salvación
y me cubrió con el manto de la justicia.
Soy semejante a un novio que luce su diadema,
o una novia adornada con sus joyas.
 Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
porque el reino de los cielos les pertenece.
La justicia enaltece a una nación,
pero el pecado deshonra a todos los pueblos.
 ¡Ya se te ha declarado lo que es bueno!
Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor:
Practicar la justicia,
amar la misericordia,
y humillarte ante tu Dios.
 Más vale lo poco de un justo
que lo mucho de innumerables malvados;
porque el brazo de los impíos será quebrado,
pero el Señor sostendrá a los justos.
 Bienaventurados los que guardan el juicio, los que practican la justicia en todo tiempo.

viernes, 25 de agosto de 2017

ESPAÑA EN LA LITERATURA-Fragmentos

 TIERRA Y ALMA ESPAÑOLA
 Por JULIO CEJADOR Y FRAUCA
Pero España romperá un día estas cadenas, porque la raza indepen- 
diente y valerosa de siempre vive y comienza ya a romperlas. La raza 
no está aniquilada. A seis millones bajó su población; hoy anda cerca 
de los 23 millones. Su deuda pública, de 15.000 millones, es harto poca 
cosa delante de la deuda de las naciones más poderosas. La riqueza de 
España se calcula en el año 1924 en, 218.000 millones y su renta pasa 
de 25.000 millones, a pesar de que están sin aprovechar la mayor parte 
de sus fuentes de riqueza. No está España arruinada; es rica y lo será 
cada día más. Y al empuje de la raza española, que rebrota en inmensos 
territorios americanos, ¿quién le pondrá medida? La raza está pujante y 
suyo es el porvenir. 
Veinte retoños frescos y lozanos, veinte naciones españolas de Amé- 
rica, estarán con España, porque no podrán descastarse ni despedir de sí 
el espíritu único de raza que les dio vida y crecimiento. Francia e Italia 
no han podido crear, no veinte, pero ni un solo pueblo lejos de su patria. 
Las naciones latinas se dividirán el mundo con las sajonas y de las latinas 
España con sus veinte hijas americanas será la que enarbolará la bandera 
de la civilización latina y mediterránea, madre de la verdadera civilización. 
A España le están reservadas grandes cosas en los tiempos venideros. 
No está en nuestra mano predecirlas ni tejer la historia futura. Dios sobre 
todo. Pero, si No podemos romper la tela de los sucesos tejida en los tela- 
res de la eternidad, hilamos por lo menos con nuestro querer y obrar 
los hilos con los que la Providencia divina la teje confonne a sus ines- 
crutables designios. Si alguna raza dio pruebas de esforzada voluntad y 
de recia constancia es, sin duda, la raza española. Si alguna raza demos- 
tró tener im espíritu propio, personal, inconfundible, a la par que em- 
prendedor, aventurero, sufrido, libre e independiente, contradistinto del 
espíritu de los demás pueblos de Europa, fué la raza española. Y ese 
espíritu está encarnado en 120 millones de hombres, desparramados, 
no solamente en Hispanoamérica, sino en los Estados Unidos, en Fili- 
pinas y entre los israelitas de las costas todas del Mediterráneo. Y esta 
inmensa raza está en los comienzos de su desenvolvimiento, las dilatadas 
tierras americanas serán mi semillero de gentes innumerables, la mitad 
del Globo tendrá gentes de raza española. Críen, pues, los hijos de Es- 
paña pechos esperanzados en el porvenir de la raza, porque siempre fué 
verdad que querer es poder y, cuando toda la raza española quiera, 
podrá. 

Y el patriotismo, el amor a la patria, es el alimento de la voluntad 
y del querer de las naciones. 

Niños, amad a España. 
 
Prologo del "OTRO CRISTO ESPAÑOL
Por Gonzalo Baez Camargo 
 El tema no podía ser más fascinador. Con la más alta 
apreciación de sus valores genuinamente cristianos, Mac- 
kay sondea la riquísima tradición religiosa española e 
iberoamericana, y va discerniendo las huellas luminosas 
—más aún, el cálido palpitar de vida y presencia— de un 
Cristo que las convenciones, los ritos y los juegos 
de la politica, han mantenido soterrado: el Cristo de los 
Evangelios, en el que creyeron y al que amaron entraña- 
blemente los grandes místicos del Siglo de Oro y los 
grandes santos laicos de nuestros días ' — como Unamuno 
y don Francisco Giner— ; el "Otro Cristo Español". 
En el pensamiento de Mackay, la gran renovación 
religiosa que España e Iberoamérica esperan y urgente- 
mente necesitan, consistiría, esencialmente, en rescatar de 
su sepulcro de tierra a este "Otro Cristo" que es el Cristo 
' verdadero y al que en sus mejores y más iluminados 
momentos de intuición espiritual, el alma hispánica se 
abrazó, abrasándose en El su más íntima entraña. Eco, 
este de la voz de Mackay, de la de su gran maestro Una- 
muno, que en su prefacio a la "Vida de Don Quijote y 
Sancho", convocaba a una cruzada espiritual para ir a 
rescatar a Cristo de su moderno sepulcro. 
Interesante es, en la proyección del pensamiento del 
autor, el papel esencial que el protestantismo desempe- 
ñaría en esta gran renovación ibérica e iberoamericana: 
seria, en última instancia, no el trasplante de una forma 
exótica de religiosidad, sino contacto suscitador, golpe 
de azada para despejar de escombros v extrañas vegeta- 
ciones el camino que conduce a los pies del Cristo de los 
Evangelios, que siendo Cristo universal es también, y por 
ello mismo, Cristo español. Así se plantarían las semillas 
y se abonaría el terreno para una propia, íntima y vasta 
reformación rehgiosa, acorde con la índole del alma hispá- 
nica, cuyo hecho fundamental sería el redescubrimiento del 
"otro Cristo español", el Cristo que habiendo sido carne 
de nuestra carne, es Vida, Espíritu v Verdad. 
Lo cierto es que esa reformación —que ha de ser un 
renovar de vida— ya tarda mucho. Cuando el autor escri- 
bió este libro, España acababa de levantarse de su pará- 
lisis de siglos y echaba a andar por nuevas rutas espiri- 
tuales. Entonces parecía inminente la gran renovación. Y 
en América, los pueblos parecían prontos a sacudirse el 
estupor secular que las inquietudes de nuestra vida in- 
dependiente no acababan de desterrar. Ai aparecer la 
presente edición castellana, la reacción que se asentó en 
España, y que un complejo de circunstancias históricas 
recientes ha contribuido a suscitar en América también, 
parece alejar cada día más el horizonte en que "Dios 
amanecerá" que decíase en el Quijote— para Ibero- 
américa y las naciones que le dieron vida. 
A la luzo mejor dicho, a la sombra-— de esta situa- 
ción, el entusiasmo y esperanzas del autor podrían parecer 
demasiado optimistas. Pero hay, sin embargo, en su 
mensaje, un optimismo esencial que permanece en medio 
de todos los cambios, por adversos que parezcan. Es el 
optimismo que se funda en la fe. La fe en el Cristo uni- 
versal y español, que no ha muerto nunca sin resurrección. 
El Cristo que, no importa cuán pesada sea la losa que 
cubre su tumba, la tumba que han querido sellar sobre él 
los escribas, fariseos y pretorianos de todos los tiempos, 
no puede morir para siempre v acaba por levantarse de 
entre los muertos, a la gloria de Dios v para vida de los 
hombres. 
Algún día —¿próximo? ¿remota?— Cristo resucitará 
también para los pueblos de tronco ibérico e indio. Y 
entonces nada ni nadie podrá volverlo a su sepulcro de 
siglos. Correrá por las vértebras de nuestra América el 
sagrado estremecimiento de los primeros tiempos del cris- 
tianismo, cuando el mensaje transformador era: "¡Cristo 
vive! ¡Cristo ha resucitado!" El cristo de tierra, el cristo 
muerto, el cristo fetiche, dejará todo el sitio al Cristo 
Vivo, al Señor de la muerte y de la vida, al Cristo español, 
americano y universal, al verdadero y único Cristo. 
Hacia el punto del horizonte por donde habrá de es- 
plender esa nueva mañana de la Resurrección, señalan, 
como índices proféticos, las páginas de este libro. 
G. Báez-Camargo 

martes, 22 de agosto de 2017

EL CAMION Y EL LEON DE LA TRIBU

 EL CAMION Y EL LEON DE LA TRIBU
Por Samuelsonciudadepaz
Hoy en la mañana recordé algo y sentí un impacto en mi espíritu.
Tendría  entre 15 o 16  años, cuando veía pasar  por las calles de la ciudad de Huehuetenango, un camión de carroceria. Al frente llevaba un letrero. "El León de la Tribu de Judá " 7 palabras tan solo, pero  7 cañonazos de los obuses alemanes de la  acería Krupp  de la 2 guerra mundial, no habrían podido hacer más impacto en mi corazón  que aquellas 7 palabras.  
Ahora entiendo que los que somos herederos de la Salvación en Cristo Jesús, todo alrededor nor recuerda a que hemos sido enviados a este mundo . A reconocer el plan de la Eternidad y la Salvacion por medio de la Sangre del "El León de la Tribu de Judá "

sábado, 19 de agosto de 2017

EL MUNDO MAS ALLÁ DE LOS SENTIDOS Por Archibald Rutledge-5

 EL MUNDO MAS ALLÁ DE LOS SENTIDOS
 Por Archibald Rutledge
VOLVíA YO UNA NOCHE a mi casa,» me escribe el director de una revista financiera.' «Era ya muy tarde. Iba a pasar por delante de la casa de un viejo amigo mío. Me acordé de que su hijito estaba muy grave, a punto de morir, con difteria. Sentí compasión infinita por el pobre padre cuya congoja me representaba. Cuando llegué frente a la puerta de mi amigo, vi en la acera un niño muy pálido y demacrado. Al punto reconocí en él al hijo de mi amigo. Supuse que, presa del delirio, se le habría escapado a la enfermera. Empecé a hablarle con dulzura, y cuando me disponía a tomarlo en mis brazos para restituirlo al hogar, desapareció súbitamente de mi vista. A la mañana siguiente supe que había muerto a la hora exacta en que yo había pasado.»
HUELGA DECIR que no puedo demostrar la verdad de los sucesos que acabo de referir. Sólo puedo afirmar que conozco a algunas de las personas que me los han contado y que tengo absoluta confianza en su veracidad. Por lo que toca a las otras—a las que no conozco personalmente—me limito a declarar que sus manifestaciones tienen, para mí, el sello de lo auténtico.
¿Es razonable tildar de falsos esos sucedidos, porque no nos sea dable aquilatar su certeza por ninguno de los medios de prueba y verificación de que hoy disponemos?

LOS PERROS PRESIENTEN MAS ALLÁ...

 EL MUNDO MAS ALLÁ DE LOS SENTIDOS
 Por Archibald Rutledge
SE HA INSINUADO más de una vez la especie de que los animales poseen un sexto sentido mediante el cual perciben cosas que la mayoría de las personas motejan de abortos de la fantasía o engendros de la superstición. En una de las cartas a que arriba aludo se me daba cuenta de la singular conducta de un perro. Dice así:
«Nuestra perdiguera Marcela quería mucho a mi marido. Este, obligado por sus ocupaciones, tenía que dormir con frecuencia fuera de casa. Las noches que él faltaba, la perra se echaba en el suelo de mi cuarto. Una de esas noches me despertaron los aullidos apagados de Marcela. Encendí la luz creyendo que se habría entrado un ladrón. La perra tenía el pelo erizado. Proseguían sus aullidos, roncos, profundos, extraños. De pronto lanzó un quejido lúgubre, corrió a guarecerse debajo del armario y allí se quedó gimiendo sordamente. Registré toda la casa y no advertí nada anormal. Mis dos hijos dormían con inocente placidez.
«Al cabo de una hora me avisaron por teléfono que mi esposo había muerto en un accidente de automóvil. No hay quien me convenza de que Marcela no vió el accidente, o, cuando menos, a mi esposo. »

viernes, 18 de agosto de 2017

PRUEBA LA TENSIÓN DINÁMICA, FUNCIONA Y ES GRATIS

 LA TENSIÓN DIAMICA SI FUNCIONA
Por Samuelsonciudadepaz
Tenía 16 años  y  una estatura  de 1.77, flacucho de 117 libras de peso.  En el Instituto de Educación Básica, mis compañeros me ponían apodos lo cuál acentuaba mi terrible timidez e inseguridad.
Por esa  época decidí comprar el metodo del famoso Charles Atlas, lo hice con el propósito de subir  un poco de peso y mi autoestima, no para llegar un ser musculoso igual a Atlas. 
Practique muy pocos ejercicios y por poco tiempo, sin embargo logré darle forma a mi torax y un pòco de volumen a mis biceps. En realidad abandoné el uso de estos ejercicios  y después al cabo de unos años los retomé por algunos periodos. En una ocasión asistí por un par de meses a un gimnasio, al inicio de mi asistencia, el instructor me midió los biceps y comentó que  los tenía de igual a otro instructor que por su estatura y volumen de musculo si se notaba que hacía ejercicicos con pesas.
de vez en cuando he hecho ejerciccios de tensión dinámica pero han fortalecios mis brasos, de tal manera que cuándo accidentalmente alguien me sujeta donde está el biceps se queda sorprendido al notar su volumen.
Yo siempre he usado camisas, pero hace un par de semanas decidí usar playera, - Shirt, remera -y tres personas me comentaron que resaltaban mi torax y biceps. Hace 15 días decidí volver a practicar ejercicios de tensión dinámica pero con toda la voluntad y energía que el caso amerita. porqué esa es la clave, Mucha voluntad y disciplina propia, y  puedo afirmar que realñizando 15 a 30 minutos de ejercicios se suda abundantemente y el cambio físico es palpable. Los realizo en las noches y lo mejor de todo es que no pago nada. vuelvo a recalcar, mi torax, brazo y antebrazo, espalda y piernas estan siendo fortalecidas y adquiriendo un volumen mayor. Acutalmente mi estatura es de 1.82 y mi peso es de 180 libras. Mi meta es llegar a las 200 libras de peso, pero en musculo relacionado al torax, biceps, triceps, muslos.
Si escribo esto es para animar a los lectores a realizar ejercicios de tensión dinámica, sea para subir d evolumen o para rebajar la grasa. es efectivo y no hay nesecidad  dem asistir a un gimanasio. En mi caso tengo la disciplina  para hacerlos en casa m ssolamen te me acompaño de mi musica preferida.  Los ejercicicos y los consejos adecuados los consiguen en las lecciones de Charles Atlas en  internet.
No se arrepentiran

sábado, 12 de agosto de 2017

MARIA DE LOS ANGELES VALDES MONT- 1866- HUEHUETENANGO

MARIA DOMINGA DE LOS ANGELES  VALDES MONT
3 AGOSTO 1866
HIJA DE DON FRANCISCO VALDES DEL LLANO- DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS,ESPAÑA
Y DE DOÑA MARIA SUZANA MONT OCAÑA
MADRINA: DOÑA MERCEDES MONT OCAÑA
VILLA DE HUEHUETENANGO
GUATEMALA
AMERICA DEL CENTRO

viernes, 11 de agosto de 2017

LOS PASHTUNES ¿TRIBU PERDIDA DE ISRAEL?

LOS PASHTUNES 
¿TRIBU PERDIDA DE ISRAEL?
¿Son los Pashtunes una tribu perdida del antiguo Israel. Sen han hecho ya pruebas genéticas para saber si hay un un nexo con el pueblo de Abraham. Los estudios realizados permanecen en el secreto.

Y envió por él y lo hizo entrar. Era rubio, de ojos hermosos y bien parecido. Y el Señor dijo: Levántate, úngele; porque éste es.
Jesé lo mandó llamar. Y el chico era de piel sonrosada, agradable y bien parecido. Entonces el Señor dijo a Samuel: —Éste es. Así que levántate y conságralo como rey.
Envió, pues, por él, y lo hizo entrar; el cual era rojo, (de buen color), de hermoso parecer y de bello aspecto. Entonces el SEÑOR dijo: Levántate y úngelo, que éste es.
LIBRO DEL PROFETA SAMUEL
PASHTUNES -IMAGEN DE GOOGLE  INTERNET-´FINES DIDÁCTICOS

domingo, 6 de agosto de 2017

UN GALLARDO GALLO GALLEGO EN AMERICA

 EL GALLO DE JERUSALEN EN ESPAÑA Y AMERICA
Por Samuelsonciudadepaz
Huehuetenango
Guatemala
América del Centro
6 agosto 2017
Era un gallardo gallo gallego. Era un gallo viajero.  Plumas de color de oro y fuego formaban en su pecho la figura de una cruz Cuando cantaba el quiquiriquí la cruz de su pecho parecía cobrar vida. El gallo se esforzaba por cantar de forma clara y recía. No había otra manera de hacerlo. Solamente así estaría honrando la memoría de sus ancestros, quienes afirmaban sentirse  orgullosos de descender de aquél gallo que cantó una triste noche. La noche cuándo el Mesias atado de sus  manos era conducido frente al Sumo Sacerdote de Jerusalén.

 La Negación  de Pedro. Pintura por Carl Heinrich Bloch Iinternet imagen
 Cuando las naves de Colón zarparon para América allí venía nuestro gallo junto al pabellón,  con botas a la rodilla y espada al cinto. Fueron interminables días de sol quemante, tempestades furiosas , noches estrelladas y otras oscuras como el carbón. El gallo se sentía elegido como un enviado de Dios. En la madrugada su canto servía para animar a la tripulación donde viajaba "La Paloma Mensajera de Cristo". El que decía ser descendiente del Rey David,, el hombre que con las cartas nauticas y el astrolabio perfeccionado por el sabio judio Maestre Rodrigo, cuál  nuevo Moisés  ordenaba al  tempestuoso mar Atlántico que ante la proa de La Capitana, se abriese en dos. Sin embargo la verdadera vara que moisés extendía hacía el infinito mar era su fe en su Salvador JESUCRISTO.
Cuando el gallo cantaba a más de un marinero le  entraba nostalgía por su patría pensando que ya nunca regresarían a ella. Muchas noches vió al gran navegante,solo, preocupado , iluminado su rostro por la luz plateada de la luna. Allí era cuando más se esforzaba en cantar y esperaba que Colón oyese, no el qui--qui-ri-quí común que escuchaban los marineros, sino su verdadero canto y mensaje: Je su cri-cri-cri-crí stooo.  El mensaje llegaba al espíritu de Colón. El 12 de Octubre  saludó galardamente la llegada a una vasta tierra.
El tiempo pasó. pasó...muchas lunas...  .Noche del 30 de Junio de 1520. Tenoshtitlán, lugar que casí es la tumba de Cortés y de Alvarado.    miles de guerreros mexicas , sedientos de sangre amenazan  con acabar a los teules . Batalla, matanza...Esa noche cae un torrencial lluvia y la sangre española e india se mezcla con el agua formando un lodo rojizo. 
.. Hernán Cortes a salvo ya con su ejército, sentado, cansado, abatido bajo el famoso árbol es consolado p tiernamente por Malinche.  Se escucha tristemente el canto de un gallo. Es descendiente del gallo que venía en la nave Capitana de Cristobal Colón.


 JULIO DE 1525, ZACULEU
 Hombres blancos, rubios y de ojos claros, cubiertos de acero, instalan su campamento en lo que hoy es Malacatancito, Huehuetenango,Guatemala. Montan briosos corceles que resoplan enfurecidos cuándo sus amos gritan "¡Santiago y cierra, España!". Toman la ciudadela Mam. Fundan una villa para los españoles llamada Concepción  Huehuetenango. Al instalarse formalmente introducen las semillas de trigo, frutas, ovejas, vacas y aves de corral. Allí viene entre los muchos gallos y gallinas. un descendiente de aquel  gallardo gallo que vino con Cristobas Colón
 Hoy me pregunto : ¿Cuántos gallos descenderan  en España y América de aquel famoso gallo que aparece brevemente en 
"Al instante un gallo cantó por segunda vez. Entonces Pedro recordó lo que Jesús le había dicho: Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces. Y se echó a llorar."
Evangelio de San Marcos 14. 72

 Gonzalo de Alvarado y sus lideres llegan a Huehuetenango
´Campamento español en Malacatancito,Huehuetenango- 1525



viernes, 4 de agosto de 2017

EL SECRETO DE UNA SALUD OPTIMA

 Por Samuelsonciudadepaz
EL SECRETO DE UNA SALUD OPTIMA
2017-2018    AÑOS MAGNIFICOS
12  AÑOS  MAGNIFICOS DEL 2012 AL 2024
2012
2013
2014 ( Éxodo 12.6)
2015
2016 21 entonces yo os enviaré mi bendición el sexto año,  Levítico 25. 21
2017 -(Génesis 8.4)                                     El año cincuenta os será jubileo Lev.
2018 22 Y sembraréis el año octavo, y comeréis del fruto añejo; Levítico 25. 22
2019 19 y la tierra dará su fruto, y comeréis hasta saciaros, y habitaréis en ella con seguridad.
2020
2021
2022
2023
2024 (“Y los veinticuatro ancianos “Apócalipsis19.4)
 Entonces harás tocar fuertemente la trompeta en el mes séptimo a los diez días del mes; el día de la expiación haréis tocar la trompeta por toda vuestra tierra. 10 Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad
 LOS AÑOS 2017-2018 = 5777-5778 del calendario hebreo 
 Dos veces, quiere decir que el asunto está determinado por Dios, y Dios lo hará pronto.”
Génesis. 41.32--para que en boca de dos o de tres testigos conste toda palabra. Mateo 18.16
En 1917, año de jubileo Jerusalén fue arrebatada  a los turcos por el general Allenby, cristiano sincero.
El 7 de Junio  1967, 50 años más tarde, es decir otro jubileo, Jerusalem fue conquistada por el ejercito israelí  y declarada capital eterna del Estado de Israel.
Sumamos 50 años y llegaremos al año 2017(calendario gregoriano) donde la terminación  17 nos  lleva a recordar Génesis 8.4 donde el  arca reposó a los 17 días del séptimo mes  en los Montes de Ararat. Proféticamente está anunciando que Cristo es nuestra Arca de reposo que nos guarda de este mundo malvado. Si nos quedaba alguna duda al respecto, examinemos en el calendario hebreo cual es el año correspondiente al año 2017 y veremos asombrados que corresponde al año 5777.
 HACE 1O JUBILEOS
 RECORDANDO EN EL AÑO 2017 
LOS 500 AÑOS DE LA REFORMA EVANGELICA
DIEZ JUBILEOS ATRÁS , el 31 DE OCTUBRE DE 1517, una voz tronante de TROMPETA fue tocada para proclamar LIBERTAD a la IGLESIA y al MUNDO.
La IGLESIA y las NACIONES  fueron ESTREMECIDAS por VIENTO RECIO DEL ESPIRITU 
PROCLAMANDOQUE  EL JUSTO POR SU FE VIVIRA "
 Cuando tan solamente el deseo de poseer UNA BIBLIA era motivo para CONDUCIRTE DIRECTAMENTE A UNA HOGUERA
CIUDADANO DEL REINO DE LOS CIELOS. LEVANTEMOS EN ALTO LA BANDERA DE LA CONMEMORACION DE NUESTRA LIBERTAD RELIGIOSA. 
LIDERES, PASTORES.OBISPOS de la GREY DE JESUCRISTO que el siguiente verso se haga una relidad especialmente para festejar LOS 500 AÑOS DE LA REFORMA EVANGELICA "Tendréis cánticos como en la noche en que celebráis la fiesta, y alegría de corazón como cuando uno marcha al son de la flauta, para ir al monte del SEÑOR, a la Roca de Israel."
LEVANTEMOS EN ALTO como Gedeón LA ANTORCHA DE LA PALABRA DE DIOS
Realicemos,  desfiles, conciertos, enseñanza, sobre el magno evento que DIOS PERMITIÓ HACE 500 AÑOS.  No tengamos en menosprecio el recordatorio de los 500 AÑOS DE LA REFORMA CRISTIANA. 
    EN EL 2017
 Alcanzarás la categoria de AguILA , DE LEON ENHIESTO-ERGUIDO
Serás PROMOVIDO a CAPITÁN DE JUDA-ANTORCHA DE FUEGO- MISIL contra el enemigo
EL SECRETO DE UNA SALUD OPTIMA
 Hace un par de años me asaltó un terrible dolor en la columna abajo de la cintura. No podía dar un paso sin sentir unas punzadas de dolor, el solo asentar la planta del pie derecho era sufrir de intensos dolores. No tengo nada en contra de los doctores y la medicina, pero el ir a consulta habría terminado en infinidad de examenes y prbablemente en una operación quirúrgica,  y en gastar muchos miles de quetzales. Decidí poner toda mi confianza en el Señor Salvador y MÉDICO DIVINO JESUCRISTO. Fueron varios días de confesar con mi boca que estaba bien. EL DOLOR AGUDO PERSISTÍA. Un día en medio de ese dolor de agonía. pensaba y decía  en alta voz, "Conforme a Jesucristo que vino a esta tierra con un cuerpo de salud perfecta, ÉL poseía un esqueleto perfecto, tanto que ninguno de sus huesos debía de ser quebrantado y profanado. y sí mi Señor Jesucristo llevó mis dolencias y enfermedades sobre  sus hombros y cuerpo cuando esta en la cruz, de tal forma dice la Escritura que por sus llagas fuimos sanados,ENTONCES, Él sufrió intensos dolores cuándo su espalda rozaba la aspera cruz  de madera a la cuál estaba clavado. En base a esto  y otras razones de FE, recibo la sanidad de mis huesos que esten desviados...
Al despertar un día de esos no sentí ningún dolor y a la fecha estoy sano d eesa dolencia terrible.
De la torcedura de un pie al bajar una grada en un acllae hace un par d eaños, declarabá con mi boca la sanidad y el dolor desapareció.
 Debo decirte que este secreto de la salud optima en ninguna manera es una formula magica instantanea, DIOS puede sanarte según su soberana voluntad  de forma instantanea si ve tu corazón y  tu fe. en mi caso he recibido  las sanidades y mis bendiciones a travéz de un proceso de creer, clamar y confesar la sanidad y otras bendiciones.
Creo que conmigo cerrrarían las clinicas, los hospitales y las farmacias. Llevó años y años d e no comprar en las farmacias más que vitaminas y colirios para los ojos y una que otra pastilla d evez en cuando. 
 A la edad que yo tengo o menos la mayoría de hombres ya tiene escaso o ningun cabello, otros lo tienen completamente canado, por mi parte mi cabello es abundante y de color negro natural, sin ninguna clase de tinte, la mayoría de personas me dicen: "Así como te conocí hace unos años, así te veo" Aparte de mi genetica, yo suelo confesar: 
 LBLA
el que colma de bienes tus años, para que tu juventud se renueve como el águila.
quien me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un águila.
el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila.
él colma de bienes tu vida y te rejuvenece como a las águilas.
El que colma de bienes tus años, Para que tu juventud se renueve como el águila.
Colma mi vida de cosas buenas; ¡mi juventud se renueva como la del águila!
él colma de bienes tu vida y te rejuvenece como a las águilas.
él colma de bienes tu vida y te rejuvenece como a las águilas.
Te bendice en abundancia, te rejuvenece como el águila cuando muda el plumaje.
colma de bienes tu existencia, y tú te rejuveneces como un águila.
colma de bienes tu existencia, y tú te rejuveneces como un águila.
el que sacia con bien tus anhelos de modo que te rejuvenezcas como el águila.
El Señor te sacia con los mejores alimentos para que renueves tus fuerzas, como el águila.