miércoles, 15 de febrero de 2017

BIOGRAFIA DE WACHTMAN NEE-2

 BIOGRAFIA DE WACHTMAN NEE
 By Witness Lee

CAPITULO DOS

SALVO Y LLAMADO
POR MEDIO DE LA PREDICACION DE DORA YU

Entre los evangelistas que el Señor levantó en China, hubo una hermana joven cuyo nombre inglés era Dora Yu y cuyo nombre chino era Yu Tzu-tu. Ella había sido salva desde muy joven, y su familia la envió a Inglaterra a estudiar medicina. Al dirigirse a Inglaterra, el barco en el que viajaba atracó en Marsella, al sur de Francia. En esa ocasión ella recibió una carga muy grande y le dijo al capitán que no podía continuar el viaje y que necesitaba regresar a China para predicar el evangelio de Cristo. El capitán se sorprendió, pero no podía hacer otra cosa que enviarla a casa. Sus padres estaban muy decepcionados por su regreso y aunque intentaron disuadirla de predicar el evangelio, sus esfuerzos fueron vanos. Finalmente desistieron. Ella dejó su casa, y empezó a predicar al Señor Jesús en las calles. Nadie la contrató; ella simplemente confiaba en el Señor. Por medio de lo que el Señor le proveía, ella alquiló parte de una bodega en las afueras de Shanghai para predicar el evangelio. Desde entonces, las denominaciones la empezaron a invitar a predicar el evangelio en sus locales. Viajó por muchas provincias predicando el evangelio, y llegó a ser un testigo muy útil para el Señor. Continuó predicando por el resto de su vida, llevando centenares de personas al Señor.
En febrero de 1920 Dora Yu fue invitada a Fuchow, capital de Fukien, donde predicó el evangelio en el auditorio de la Iglesia Metodista. Su predicación era tan convincente y estaba tan llena de poder, que después de cada reunión quedaban en el piso las lágrimas vertidas por el llanto de los que habían estado allí. Muchos fueron salvos. Entre los convertidos hubo una señora china muy culta, la madre de Watchman Nee. Ella y su esposo eran metodistas, pero no tenían la experiencia de la salvación. Después de ser salva, ella regresó a casa y allí hizo una detallada confesión de sus faltas a su esposo y a sus hijos. Su hijo mayor, Shu-tsu, estaba muy sorprendido e inspirado por la confesión de ella. Decidió que él tenía que ir personalmente a la reunión de Dora Yu y ver lo que había producido un cambio tan radical en su madre. Al día siguiente fue allí, y el Señor lo cautivó. Más tarde esa misma noche, él tuvo una visión del Señor Jesús colgado en la cruz. Por medio de esta experiencia el Señor lo llamó para que fuera Su siervo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario