lunes, 28 de noviembre de 2016

MAXIMO AUGUSTO WILHELM-1927-(Casó con Aida Cohen Alcahé)

MAXIMO AUGUSTO WILHELM GONZALEZ
HIJO DE DON MAXIMO WILHELM-ORIGINARIO DE ALEMANIA
Y DE DOÑA JOVITA GONZALEZ
HUEHUETENANGO
Guatemala


AÑO DE 1927
Partida No. 1
En  Huehuetenango a primero de Enero de mil novecientos veintisiete --compareció don Máximo Wilhelm, mayor de edad, agricultor,originario de Alemania, dando parte: que el veintiseis de Diciembre último, en esta ciudad y a las doce de la noche nació Máximo Augusto, hijo legítimo del exponente con su esposa Jovita Gonzalez, ladinos y vecinos ambos de esta cabecera. 

 MAXIMO AUGUSTO WILHELM GONZALEZ CASÓ EN QUETZALTENANGO CON AÍDA

    ANDRÉS GODOFREDO GANTENBEIN-1926- SUIZA-HUEHUETENANGO

     NACIO EN SUIZA- GANTENBEIN EGGENBERGER MURIO EN HU...

    ANDRÉS GODOFREDO GANTENBEIN RODRIGUEZ
    17 NOVIEMBRE 1926
    HIJO DE DON CHRISTIAN GANTEIBEN EGGENBERGER- DE GRABS, SUIZA
    Y DE DOÑA VICTORINA RODRIGUEZ DE GANTENBEIN 
    HUEHUETENANGO
    Guatemala

    Partida No. 466
    En Huehuetenango a veintitres de Noviembre de mil novecientos veintiseis ---compareció don Cristian  Gantenbein, mayor de edad, comerciante , dando parte: que el día diez y siete del corriente mes a las once de la noche nació un niño que lleva por nombre Andrés Godofredo , hijo lejitimo del exponente y doña Victorina Rodriguez de Gantenbein, ladinos y de este vecindario.Leido lo escrito al declarante,lo ratificó y firmó. Damos fe.--

    domingo, 27 de noviembre de 2016

    MARAVILLOSO JESUCRISTO SANA A MUSULMANA-

     EL VELO RASGADO
    POR GULSHAN (FATIMA)ESTHER
    Y THELMA SANGTER

    “Mira que estás vivo en el cielo y el Santo Corán dice que
    sanaste, a las personas. Tú puedes sanarme y sin embargo
    sigo estando paralítica.”
    ¿Por qué no había respuesta, excepto ese silencio sepulcral
    en la habitación, como una burla a mis oraciones?
    Pronuncié de nuevo su nombre y abogué por mi causa, con
    desesperación. Con todo, no había respuesta. Luego clamé
    con una angustia febril: "Si puedes hacerlo, sáname; de lo
    contrario, dímelo.
    " No podía dar un paso más en este
    camino.
    Lo que sucedió luego es algo que me resulta difícil describir
    en palabras. Lo que sé es que toda la habitación se llenó de
    Luz.
    Primero pensé que era la lámpara que tenía al lado de la
    cama. Pero vi que, en comparación su luz parecía oscura.
    ¿Sería tal vez el amanecer? Era demasiado temprano para
    eso. La luz iba creciendo, aumentando en brillo hasta que
    sobrepasó la luz del día.

    Me cubrí con mi chal. Sentía mucho miedo.
    Luego se me ocurrió que podía ser el jardinero, que había
    encendido la luz de afuera para alumbrar sobre los árboles. A
    veces hada eso para ahuyentar a los ladrones, cuando los
    mangos estaban maduros, o para ver el sistema de riego en el
    frío de la noche.
    Me corrí el chal para ver las puertas y las ventanas estaban
    firmemente cerradas, con las cortinas y las persianas
    corridas. Luego reconocí unas figuras con ropas largas, de
    pie en medio de la luz, algunos metros más allá de mi cama.

    Había doce figuras en fila y la figura central, la número
    trece, era más grande y brillante que las otras.
    ¡Oh Dios! clamé y el sudor brotó de mi frente.
    Incliné la cabeza y oré.
    Oh Dios, ¿quiénes son esas personas y cómo han entrado
    aquí estando las ventanas y las puertas cerradas?
    - Levántate -me dijo de pronto una voz .
    -Este es el camino
    que has estado buscando
    . Yo soy Jesús, el hijo de María, a
    quien has estado orando
    y ahora estoy de pie delante de ti.
    -
    -Levántate y ven a mí.-
    Comencé a llorar.
    - Oh Jesús, estoy paralítica. No puedo levantarme.-
    - Levántate y ven me dijo -. Yo soy Jesucristo.-
    Debido a que dudé, lo dijo por segunda vez. Luego, mientras
    continuaba aún con mis dudas, me lo dijo por tercera vez:
    - ¡Levántate!-
    Y yo, Gulshan Fátima, que había estado paralítica en mi
    cama por diecinueve años, sentí una nueva fuerza que fluía
    de mis piernas inútile
    s. Puse el pie en el piso y me levanté.
    Luego caminé algunos pasos y caí a los pies de la visión: Me
    estaba bañando en una luz tan pura que irradiaba un fulgor
    tan brillante como el del sol y de la luna junto
    s. La luz
    alumbró mi corazón y mi mente, y en ese momento se me
    aclararon muchas cosas.

    Jesús puso su mano sobre mi cabeza y vi que tenía un
    agujero
    a través del cual descendía un rayo de luz que se
    proyectaba sobre mi vestidura, de modo que el vestido verde
    parecía blanco.
    -Yo soy Jesucristo dijo El . Soy Emmanuel. Yo soy el
    camino, la verdad y la vida. Estoy vivo, y vengo pronto
    .
    Mira, desde hoy eres mi testigo. Lo que ahora viste con tus
    ojos debes llevarlo a mi pueblo. Mi pueblo es tu pueblo y
    debes permanecer fiel en llevárselo a mi pueblo. Ahora
    debes mantener inmaculada esta túnica y tu cuerpo.
    Dondequiera que vayas estaré contigo
    y a partir de hoy orarás así:

    "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado
    sea tu nombre.. Venga tu reino Hágase tu voluntad, como en
    el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día,
    dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también
    nosotros perdonamos a nuestros deudores
    . Y no nos metas
    en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y
    el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén."

    Me hizo repetir la oración y ésta penetró profundamente en
    mi corazón y en mi mente. En su hermosa sencillez, y a la
    vez en su gran profundidad, era muy diferente de las
    oraciones q
    ue había aprendido a recitar desde mi niñez.
    Llamó a Dios "Padre"; ese era un nombre que cautivó mi
    corazón
    Y que venía a llenar el vacío que había en él.
    Quería permanecer allí a los pies de Jesús, utilizando para
    orar ese nuevo nombre de Dios
    : "Padre nuestro
    ," Pero la
    visión de Jesucristo tenía mucho más contenido para mí:
    - Lee en el Corán, yo estoy vivo y vengo otra vez.-
    Eso era algo que ya me habían enseñado, de modo que me
    infundió fe en lo que estaba oyendo.
    Jesús dijo todavía mucho más. Sentía un gozo que llenaba
    todo mi ser. Es algo que resultó indescriptible.
    Me miré el brazo y la pierna. Estaban cubiertos de carne. Mi
    mano no estaba perfecta, sin embargo tenía fuerza y ya no
    colgaba seca e inútil.

    ¿Por qué no la sanaste del todo? - pregunté.
    La respuesta fue expresada en tonos cariñosos: Quiero que
    seas mi testigo.
    Las imágenes subían alejándose de mi vista y esfumándose.
    Quería que Jesucristo se quedara un poco más y clamé con
    tristeza. Luego la luz se desvaneció y me encontré sola, de
    pie en medio de la habitación, llevando un vestido blanco y
    con mis ojos embargados por la luz deslumbrante Ahora
    hasta la débil lámpara que estaba al lado de mi cama me
    molestaba a los ojos y mis párpados caían pesadamente.
    Busqué a tientas un mueble que estaba contra la pared. Allí
    encontré un par de anteojos para el sol, que usaba en el
    jardín. Me los puse y me sentí cómoda, y pude abrir mis ojos
    y ver otra vez.
    Cerré la gaveta con cuidado, luego me volví y miré mi
    habitación. Estaba igual que cuando me levanté. El reloj que
    estaba sobre la mesa de noche repetía su tic tac, marcando
    que eran casi las cuatro de la madrugada. La puerta estaba
    cerrada con firmeza y las ventanas, con sus cortinas corridas;
    también estaban cerradas para proteger del frío. Sin duda, no
    se trataba de una escena imaginada por mí, pues tenía las
    pruebas en mi cuerpo, Di algunos pasos y luego algunos
    más. Caminé de pared a pared, a uno y otro lado, de una
    parte a la otra. Era evidente que mis piernas estaban sanadas
    de aquel lado que había sufrido la parálisis.
    ¡Oh, qué alegría sentí!
    "Padre nuestro clamé , que estás en los cielos." Era una
    nueva y maravillosa oración.

    De pronto tocaron a la puerta. Era mi tía.
    Gulshan dijo en tono apremiante , ¿quién está
    caminando en tu habitación?

    - Soy yo tía..-
    Hubo un ligero jadeo y luego la voz de mi tía.
    - Oh, eso es imposible. No hay tratamiento eficaz para tu
    enfermedad. ¿Cómo puedes caminar? Estás diciendo
    mentiras.

    - Bueno, entra y mira .-
    La puerta se abrió con lentitud y la tía entró en la habitación
    llena de temor. Se detuvo apoyada contra la pared, con terror
    e incredulidad con los ojos abiertos de par en par y
    contemplando fijamente mi rostro radiante.
    Te vas a caer dijo.
    No me voy a caer -me reí, sintiendo el poder y la fuerza
    de una nueva vida que corría por mis venas.
    Mi tía se acercó paso a paso, con las manos extendidas,
    como una persona ciega que tantea su camino. Levantó la
    manga de mi túnica y miró mi brazo, regordete y saludable,
    tal como se veía ahora. Luego me pidió que me sentara en la
    cama y observó mI pierna enferma, que estaba tan sana
    como la otra.

    Parece extraño verte de pie. Me tendré que acostumbrar a
    esto dijo ella.
    Me pidió que le contara cómo había ocurrido. Entonces le
    relaté a la tía, desde el principio, primero acerca-de-la
    predicción de padre, luego; sobre la voz en mi habitación, la
    noche después que él murió. Después le conté de los tres
    años que estuve leyendo acerca de Jesús en el Corán,
    finalizando con su aparición delante de mí y mi sanidad.
    Cuando llegué a la parte en que Jesucristo me dijo que yo iba
    a ser su testigo, l
    a tía me interrumpió.
    No hay cristianos en Paquistán para que les testifiques y no
    hay necesidad de que vayas a los Estados Unidos o a
    Inglaterra. Tu testimonio tendrá que consistir en dar
    limosnas a los pobres. Cuando esas personas vengan pedirte
    comida y dinero, ese será tu testimonio,
    Hasta entonces no había relacionado la comisión que me
    había dado Jesucristo con ir a Inglaterra o los Estados
    Unidos. Sin embargo, sus palabras eran verdaderas y
    mantenían su vigencia:
    “Lo que viste con tus ojos debes llevarlo a mi pueblo. Mi
    pueblo
    es tu pueblo.”

    Comenzó a formarse en mi mente una oración:
    “Jesucristo, ¿dónde está tu pueblo?”.

    MUSULMANA ENCUENTRA A JESUCRISTO- GULSHAN ESTHER

    EL VELO RASGADO
    POR GULSHAN ESTHER
    Y THELMA SANGTER
    ----desenvolví la funda de seda verde y saqué el Corán en urdu.
    Sostuve el libro en mi mano por un momento. Ansiaba
    mucho oír de nuevo aquella voz, con su afirmación de que
    mis oraciones eran oídas y que había un camino de sanidad y
    esperanza. La forma oírlo de nuevo, supe instintivamente,
    era obedecer su instrucción de leer. Y entonces, llena de
    curiosidad y tristeza y sin la menor idea de cuán importante
    era este acto. Dije Bismillah. Abrí el libro y comencé a leer.
    Entonces los ángeles dijeron: "¡Oh María! En realidad,
    Dios te anuncia la buena noticia de su Verbo. Su
    nombre es el Mesías Jesús, hijo de María
    , considerado
    en este mundo y en el otro, y hasta por aquellos que
    están inmediatos a Dios. El hablará a los hombres,
    tanto a los que están en la cuna como en la edad
    madura. Y será del número de los justos ...
    "

    _________________________________
     Se fue de nuevo y cuando el silencio me envolvió, abrí mi
    Corán en urdu y leí nuevamente el pasaje del Sura "Los
    Imrans", que ahora era el foco de mi atención:
    "Con el permiso de Alá daré visto a los ciegos, sanaré
    a1 leproso, y resucitaré los muertos a la vida
    .••

     

    Había bastante más que yo no entendía. Muchos eruditos
    inteligentes habían tratado de dar sus interpretaciones sobre
    el profeta Jesús quien, dice este Sura, fue un ser creado,
    hecho del polvo, como Adán y sin embargo uno que podía,
    por el poder de Alá, hacer todos esos milagros. Que él era
    importante, yo no lo podía dudar, pero ¿quién era ese profeta
    que conocía mi necesidad y que podía hablar conmigo desde
    el cielo como si estuviera vivo?

    Yo había perdido mi compañera más querida, y delante de
    mí se extendía una vida vacía. Sin embargo, había brotado
    en mi corazón una semilla de búsqueda y de esperanza. Un
    día, algún día, lo sentí como algo seguro, descubriría el
    secreto de Jesús,
    el profeta misterioso,
    escondido tras un
    velo en las páginas del Santo Corán


    JESUJCRISTO VISITA A MUSULMANA- GULSHAN ESTHER

     EL VELO RASGADO
    POR GULSHAN ESTHER
     Y THELMA SANGTER

    ¿Por qué Dios estaba tan lejos y tan silencioso? Tal vez mis
    antepasados habían cometido un pecado muy grave. Quizá
    Dios quería desarrollar una mayor medida de paciencia en
    mí,… pero ¿acaso no había sido paciente, y aun así estaba
    enferma? Si El no me .iba a ayudar, tendría que encontrar
    otra forma de librarme de este cuerpo desgastado. ¿Pero
    cómo? ¿Ahorcándome? Hacerlo con una sola mano sería
    imposible. ¿Envenenándome? ¿Dónde conseguiría el
    veneno? Si yo pudiera encontrar un cuchillo o unas tijeras...
    Pero estaban encerrados bajo llave. Aun cuando ese
    pensamiento me venía una y otra vez, había otro que en
    seguida ocupaba su lugar:
    Nunca estarás en el paraíso con tu
    padre y tu madre si te quitas la vida. En mi condición de
    Sayed tenía el derecho automático de entrar en el paraíso,
    aun si fallaba en cumplir con los cinco pilares del Islam;
    pero el suicidio bastaría para que ese derecho quedara
    cancelado ..
    Entonces, tal vez nunca sería sanada. Sentí como si me
    hubieran estrujado el corazón y no pude controlar las
    lágrimas. Fue entonces, al sentir tan absoluto desamparo, que
    comencé a hablar con Dios, de veras a hablar con El, no
    como lo hace un musulmán.
    Usando oraciones preparadas,
    aproximándose a El a través de un gran abismo. Impulsada
    por un enorme vacío interior, oré como si hablara con
    alguien que conocía mis circunstancias y mí necesidad.
    ~- Quiero; morir - dije -. No quiero vivir más. Esto es lo
    último.
    No lo puedo explicar, pero supe que había sido escuchada.
    Fue como si se hubiera corrido un velo entre mí y alguna
    fuente de paz. Acomodándome el chal alrededor para
    combatir el frío, pude expresarme más libremente en la
    oración.. ¿Qué pecado terrible he cometido, que me has
    hecho vivir así? _ dije entre sollozos -. Apenas nací te
    llevaste a mi madre, luego me hiciste paralítica y ahora te
    llevas a mi padre. Dime ¿por qué me has castigado tan
    duramente?
    El silencio era tan profundo y quieto que podía escuchar los
    latidos de mi corazón.
    "No te dejaré morir. Haré que vivas."
    Era una voz suave, amorosa, como la brisa del viento que
    pasaba sobre mí Yo sé que había una voz, que me habló en
    mi idioma y que con ella recibí una nueva libertad para
    acercarme a Dios, el Ser supremo,
    quien hasta entonces no
    me había dado ninguna indicación de que conocía algo sobre
    mi existencia.
    "¿De qué servirá que yo viva? - pregunté Soy Inválida.
    Cuando mi padre estaba vivo podía compartir .todo con él.
    Ahora cada minuto de mi vida es como cien años. Tú te
    llevaste a mi padre y me dejaste sin esperanza, sin nada por
    lo cual vivir."
    La voz vino de nuevo, vibrante y suave.
    "¿Quién le dio ojos al ciego, y quién hizo sano al
    enfermo, y quién curó-a los leprosos y quién resucitó al
    muerto? Yo soy Jesús, el hijo de María. Lee acerca de
    mí en el Corán. En el Sura Maryam

    No sé cuanto duró ese intercambio. ¿Cinco minutos? ¿Media
    hora? De pronto sonó desde la mezquita el llamado para la
    oración matinal y abrí los ojos
    . Todo se veía normal en la
    habitación. ¿Por qué no había venido nadie con el agua para
    lavarme? Parecía que me habían garantizado un tiempo de
    paz y privacidad para este extraño encuentro.

    A medida que transcurrió el día me fui convenciendo de que
    había estado soñando y entonces, junto con mis hermanas y
    otros miembros femeninos de la familia fui a visitar la
    tumba. Todo estaba tranquilo y en paz, y sobre el montón de
    tierra marrón habían depositado unas flores frescas. Miré la
    escena con horror. Mi padre, que estando vivo, jamás
    permitió que lo tocara una pizca de polvo, yacía ahora
    enterrado bajo aquel barro. Era demasiado horrible para
    contemplarlo.

    sábado, 26 de noviembre de 2016

    MARGARITA MERIDA PANDIELLA - 1926- HUEHUETENANGO

    MARGARITA  ERNESTINA MERIDA PANDIELLA
    5 AGOSTO 1926
    HIJA DE ELISEO MERIDA Y DE JOSEFA PANDIELLA
    Dió aviso: JOSE PANDIELLA
    HUEHUETENANGO
    Guatemala 

    En Huehuetenango a cinco de Agosto de mil novecientos veintiseis ..compareció José Pandiella y dijo que ayer nació Margarita Ernestina hija legítima de Eliseo Mérida y Josefa Pandiella, ladinos y de este vecindario.

    viernes, 25 de noviembre de 2016

    TE AMO- 1901-FEDERICO HERRERA- HUEHUETENANGO

     TE AMO
    AÑO DE  1901-
    FEDERICO HERRERA-
     HUEHUETENANGO

    Te amo quiero escribir; mi débil pluma
                           Con tímido temblor,
    Agiganta la pena que me abruma
     Y en vano intento declarar mi amor.

    Te amo quiero escribir; mi débil pluma Con tímido temblor,
    Agiganta la pena que me abruma Y en vano intento declarar mi amor.
    En vano intento pronunciar un te amo
                               Con fuego, con ardor;

     Enmudece mi lengua y sólo exclamo, 
    Es vano intento declarar mi amor.
     

    Mis labios callan y la pluma agito.
                           Con tímido temblor.... 

    Mira mis ojos porque allí está escrito: 
    Te amo, te adoro con ardiente amor!





    TIERRA Y ALMA ESPAÑOLA - DON JULIO CEJADOR Y FRAUCA

    TIERRA Y ALMA ESPAÑOLA 
    Autor:Don JULIO CEJADOR Y FRAUCA 
    
    
    NIÑOS, AMAD A ESPAÑA 
    
    237. Con estas palabras os saludé cuando abristeis este librito, con 
    estas palabras me despediré de vosotros al cerrarlo. 
    Amad a España, niños españoles. Aunque fuera la más desgraciada, 
    la más pobre, la más menguada del mumdo, habíamos de amarla y que- 
    rerla, por ser la tierra en que nacimos, por ser nuestra raza, por ser nues- 
    tra alma, por ser cosa nuestra, por ser nosotros mismos. Pero, a Dios 
    gracias, ya lo habéis visto: es tierra fecunda y agradecida, rica y hermosa 
    de por sí y más hermoseada y enriquecida aún por el ingenio y arte de 
    los españoles; es raza ahidalgada, recia y valiente, madre de muchos 
    pueblos y naciones; es el alma española, de altos pensamientos, de senti- 
    mientos elevados, de obras imperecederas. Fué grande España y pode- 
    rosa a tiempos, a tiempos decayó y quedó abatida; pero siempre el alma 
    de la raza fué la misma, capaz de volverse a levantar, señora de sí, 
    esperanzada en sus destinos. 
    De África volvía Juan Soldado, de luchar por la patria, aun no del 
    todo curadas las últimas heridas que en el pecho recibiera. Despacio 
    caminaba con su hatillo al hombro. Desvióse de la carretera y tomó 
    una senda de cabras que le llevaría a su aldea. Sin padres ni otros pa- 
    rientes salió de ella; pero la tierra donde nació le tiraba y a ella volvía. 
    Era la noche de Navidad. Noche cruda y oscura como la boca del 
    lobo. Había anochecido entoldado el cielo de blancos cendales y no cesa- 
    ban de caer mansamente fríos copos de nieve. Despeado, casi sin aliento, 
    arañado por las zarzas, entre la oscuridad, tocaba ya a las lindes del 
    pueblo; mas alh' quedaron agotados sus últimos esfuerzos. Cayó en tierra, 
    la nieve poco a poco le fué cubriendo. 
    Oyóse en esto la campana de la ermita que llamaba a la misa del 
    gallo, luego un estruendo de voces y ruidos de sonajas, rabeles, almireces. 
    tambores, zambombas, que atronaban el valle. En tropel y sin sentir 
    el frío por ir henchidos de vino, encendidos los rostros, cantando, gritando, 
    blasfemando, a trancas y empujándose, llegaron los vecinos del lugar. 
    Pasaron junto a él, atropellándole y pisoteándole. Acabada la misa vol- 
    vieron de la misma manera. El postrer grupo notó que había allí un 
    cuerpo caído. Uno gritó con voz aguardentosa y en tono socarrón: «¿Quién 
    vive?» 
    El infeliz soldado, con la imaginación calenturienta, recogiendo sus 
    últimos alientos, respondió en voz clara y solemne: «¡España!» «¡España!»
    Una larga carcajada acogió la respuesta. «¡Es un borracho!» Y se 
    alejaron, dejándole abandonado, dando risotadas y tambaleándose. 
    Al día siguiente el pueblo entero desfilaba por la escuela, donde yacía 
    el difunto Juan Soldado, recogido por el maestro. A las preguntas de 
    los curiosos sólo supo responder: «Xo sé qmén es. Esta mañana al ir a 
    misa del alba a la ermita me lo encontré entre la nieve ya casi yerto, 
    aunque todavía rebulha algo. Cuajarones de sangre le chorreteaban por 
    la cara. En la mano apretaba el pañuelo rojo y amarillo de la bandera 
    española, como si con él hubiera enjugado sus ultimas lágrimas. Pregún- 
    tele quién era y me respondió con voz apagada y moribunda:!España! 
    ¡España!» 
    Juan Soldado, niños españoles, es figura de nuestra patria, de Es- 
    paña tendida en tierra, acribillada de las heridas que trajo de luengas 
    tierras adonde fué a defender la verdad y la justicia, cobijada por la 
    bandera española. Intrigantes y vividores, interesados y malos gober- 
    nantes, traidores separatistas, pasan por encima de ella y la acocean 
    despiadadamente. Hasta algunos de sus hijos, que se llaman a sí mismos 
    intelectuales, desahogan contra ella no sé qué veneno que trajeron de sus 
    viajes por Europa, la llenan de vituperios e injurias, le repiten en todos 
    los tonos la leyenda negra inventada por sus enemigos, le echan en cara 
    su crueldad, su pereza, su ignorancia en los tiempos pasados y en los 
    presentes, convierten sus glorias, unas en leyendas, otras en horrores 
    de un pueblo cruel, reaccionario, torpe y oscurantista, enemigo de la 
    libertad y de la cultura, incapaz para colonizar y envuelto en burdas 
    supersticiones, grosero, hambrón, harapiento y sucio, que nada supo 
    hacer por la humanidad y merecedor de que la historia no le tenga en 
    cuenta, de un pueblo, en fin, tan contrario del que os he mostrado como 
    la noche del día. 
    ¿Quién de vosotros, niños españoles, contemplará enjutos los ojos 
    tan horrible escena y sufrirá en silencio tales palabras? Imitad al buen 
    maestro que recogió a Juan Soldado. Meted en lo más entrañable de 
    vuestros corazones el amor a España, vilipendiada y escarnecida; amadla, 
    abrazadla con todo vuestro cariño, estudiadla cada día más, leed para 
    ello y releed este librito, y criad pechos generosos para defenderla cuando 
    seáis mayores. España necesitará de vosotros. Habréis de defenderla 
    con las armas y con las palabras y escritos. Oue el nombre de la patria 
    sea sagrado para vosotros. Que la sola vista de la bandera española os 
    llene de regocijo, levante vuestros pensamientos y encienda vuestros 
    corazones. Juan Soldado murió gloriosamente, como los infinitos héroes 
    españoles que desde el cielo coronan a la patria, y os miran puestas sus 
    esperanzas en vosotros. España está tendida en tierra, malherida, aco- 
    ceada, escarnecida, hasta por algunos de sus propios hijos; pero no está 
    muerta. Nos ha tocado vivir en menguados días para la patria; mas no 
    desmayéis. Peores los tuvo, por más azarosos trances pasó y sin embargo 
    pudo rehacerse y levantarse más briosa y pujante. 
    Los bárbaros del Norte la hundieron y ella se sobrepuso a los bár- 
    baros del Norte, brillando por su cultura en medio de las tinieblas que 
    habían envuelto el mundo romano. Las hordas musulmanas la destro- 
    zaron y ella supo echarlas de su suelo y alzarse como un pueblo nuevo, 
    rebosante de energías, que señoreó el mundo viejo y descubrió y civilizó 
    otro nuevo. Volvió a caer bajo la misma pesadumbre de sus laureles, 
    como heroica defensora de la verdad y de la justicia. Y llegaron los 
    ejércitos de Napoleón y ella, la más abatida de las naciones europeas, 
    venció a los que a las poderosas naciones europeas habían vencido. 
    Y quiso levantarse y pareció resucitar; pero una jxjlítica extraña y con- 
    traria a su naturaleza la ha tenido postrada y la ha empequeñecido des- 
    pojándola de inmensos territorios. 
    ¡No importa!, debemos decir, como siempre dijeron los españoles. 
    |No importa! A pesar de sus descaminados gobiernos, España se rebulle, 
    está sana en el corazón, va levantándose por días. No hay que desespe- 
    ranzarse. En la pérdida de la esperanza está la muerte. Pero el pueblo 
    español vive y alienta y quiere ser grande y poderoso. Es la mejor prueba 
    de su salud y robustez. El alma española, libre e independiente, demo- 
    crática e igualitaria como ningima otra, ha caído en la cuenta de la careta 
    de libertad que traían las ideas políticas venidas de Francia, las ha des- 
    enmascarado y comienza a echar de sí toda esa farsa y embuste. La gu- 
    sanera intelectual, inoculada en España por las doctrinas francesas del 
    siglo XVTU, amique acaso haya servido de reactivo para que despertase 
    el adormecido espíritu democrático español, hierve ya en podre que se 
    cae por su propia nada. 
    Temblad de todo aquel que os hable de europeizarnos, porque es de 
    los que no ven nada bueno en el alma española y malician toda nuestra 
    historia atropellando las verdades más manifiestas. Europeizar es des- 
    españolizar y eso es matar a España, quitarle su natural para darle el de 
    otros pueblos. Pero España tiene su natural y un temperamento más 
    democrático y libre que el resto de Europa, ya lo habéis visto por su 
    historia, y siempre perdió con ese traer cosas de fuera que no le enta- 
    llaban ni le venían bien. Europa se crió en el feudalismo y en la servi- 
    dumbre; España en las libertades comunales de la reconquista. 
    España y Europa cayeron bajo las garras absolutistas del imperia- 
    lismo pagano, traído por el Renacimiento. La revolución francesa, pagana 
    e intransigente, imperialista, madre de Napoleón, no podía engendrar la 
    verdadera libertad. Cuando Europa quiso atrapar la libertad que, cual 
    mariposa de irisantes y engañosos colores, salió de aquella revolución, 
    se halló con una libertad mentirosa, con una oligarquía o mando de unos 
    cuantos, oligarquía tan absoluta como la absoluta monarquía anterior. 
    El pueblo español se ha desengañado ya y se burla de todo el tinglado 
    liberal, tan intransigente y tirano como el rey absoluto que fué causa 
    de su ruina. El derecho electoral y la representación parlamentaria son 
    trampantojos que ya a nadie engañan. 
    Y no extrañéis que haga hincapié en la mala y extranjeriza política 
    de nuestra España, porque ella es la que la mantiene hundida, después 
    de haberla hundido el antiguo régimen de los extranjeros reyes absolutos. 
    El pueblo se siente abandonado, los que se llaman sus representantes 
    sabe que no lo son sino de los partidos políticos que turnan en el poder, 
    que no miran sino por sus particulares intereses, despilfarrándose la Ha- 
    cienda pública en favor de unos cuantos, torciéndose la Justicia, des- 
    atendiéndose los verdaderos merecimientos, triunfando sólo los vivos y 
    paniaguados de los políticos. 
    Pero España romperá un día estas cadenas, porque la raza indepen- 
    diente y valerosa de siempre vive y comienza ya a romperlas. La raza 
    no está aniquilada. A seis millones bajó su población; hoy anda cerca 
    de los 23 millones. Su deuda pública, de 15.000 millones, es harto poca 
    cosa delante de la deuda de las naciones más poderosas. La riqueza de 
    España se calcula en el año 1924 en, 218.000 millones y su renta pasa 
    de 25.000 millones, a pesar de que están sin aprovechar la mayor parte 
    de sus fuentes de riqueza. No está España arruinada; es rica y lo será 
    cada día más. Y al empuje de la raza española, que rebrota en inmensos 
    territorios americanos, ¿quién le pondrá medida? La raza está pujante y 
    suyo es el porvenir. 
    Veinte retoños frescos y lozanos, veinte naciones españolas de Amé- 
    rica, estarán con España, porque no podrán descastarse ni despedir de sí 
    el espíritu único de raza que les dio vida y crecimiento. Francia e Italia 
    no han podido crear, no veinte, pero ni un solo pueblo lejos de su patria. 
    Las naciones latinas se dividirán el mundo con las sajonas y de las latinas 
    España con sus veinte hijas americanas será la que enarbolará la bandera 
    de la civilización latina y mediterránea, madre de la verdadera civilización. 
    A España le están reservadas grandes cosas en los tiempos venideros. 
    No está en nuestra mano predecirlas ni tejer la historia futura. Dios sobre 
    todo. Pero, si No podemos romper la tela de los sucesos tejida en los tela- 
    res de la eternidad, hilamos por lo menos con nuestro querer y obrar 
    los hilos con los que la Providencia divina la teje confonne a sus ines- 
    crutables designios. Si alguna raza dio pruebas de esforzada voluntad y 
    de recia constancia es, sin duda, la raza española. Si alguna raza demos- 
    tró tener im espíritu propio, personal, inconfundible, a la par que em- 
    prendedor, aventurero, sufrido, libre e independiente, contradistinto del 
    espíritu de los demás pueblos de Europa, fué la raza española. Y ese 
    espíritu está encarnado en 120 millones de hombres, desparramados, 
    no solamente en Hispanoamérica, sino en los Estados Unidos, en Fili- 
    pinas y entre los israelitas de las costas todas del Mediterráneo. Y esta 
    inmensa raza está en los comienzos de su desenvolvimiento, las dilatadas 
    tierras americanas serán mi semillero de gentes innumerables, la mitad 
    del Globo tendrá gentes de raza española. Críen, pues, los hijos de Es- 
    paña pechos esperanzados en el porvenir de la raza, porque siempre fué 
    verdad que querer es poder y, cuando toda la raza española quiera, 
    podrá. 
    
    Y el patriotismo, el amor a la patria, es el alimento de la voluntad 
    y del querer de las naciones. 
    
    Niños, amad a España. 
    
    FIN 

    jueves, 24 de noviembre de 2016

    DEUTERONOMIO Y EL DIA DE ACCION DE GRACIAS EN ESTADOS UNIDOS

     Los padres peregrinos puritanos y sus familias llevaban en su corazón la Palabra de Dios y tenían en alta honra y estima las enseñanzas de la SAGRADA BIBLIA. En agradecimiento al Selor Dios por haberles preservado la vida en en medio de terribles nevadas y obtener alimentos de los nativos americanos, celebraron con alegría de corazón el primer día de Acción de Gracias.

       Deuteronomio 12:7
    Allí también vosotros y vuestras familias comeréis en presencia del SEÑOR vuestro Dios, y os alegraréis en todas vuestras empresas en las cuales el SEÑOR vuestro Dios os ha bendecido.
    Deuteronomio 12:12
    Y os alegraréis en presencia del SEÑOR vuestro Dios, vosotros, vuestros hijos y vuestras hijas, vuestros siervos y vuestras siervas,

    Deuteronomio 8:2-4Reina-Valera 1960 (RVR1960)

    Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.
    Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.
    Tu vestido nunca se envejeció sobre ti, ni el pie se te ha hinchado en estos cuarenta años.

    martes, 22 de noviembre de 2016

    JESUCRISTO VISITA A FEDERICO HANDEL Y LE INSPIRA "EL MESÍAS"

     500 ILUSTRACIONES 
    POR ALFREDO LERIN

    168. UNA VISITA DE DIOS
     
    La lectura de la Biblia, durante veinte días, mientras que componía la música
    para el oratorio, “El Mesías”,
    produjo un cambio maravilloso en la vida de
    Jorge Federico Handel.

    El gran compositor había llegado a un fatal momento de su vida cuando todo le
    parecía inútil; ya nadie se complacía en escuchar sus composiciones musicales;
    la inspiración había huido de él, y estaba, digámoslo así, en bancarrota. Una
    noche, profundamente desanimado, regresó a su casa obsesionado por una
    sola idea: descansar, dormir, olvidarlo todo.
    Subió con lentitud las gradas de su humilde estudio, mecánicamente encendió
    las velas sobre su mesa de trabajo, y en seguida frunció el ceño. ¿Qué
    contendría aquel paquete que descansaba sobre el escritorio? Lo abrió, y al ver
    la palabra, “Oratorio”, lo tiró a un lado. ¿Quién se estaba burlando de él?
    Todos sus últimos esfuerzos en componer oratorios habían fracasado. Rompió
    en mil pedazos la carta, pisoteó con cólera el suelo,
    y luego cayó sobre su
    cama deseoso de dormir.

    Pero el insomnio se apoderó de él; una tempestad agitaba su pecho. Al fin, se
    levantó, encendió nuevamente las velas y llevó el manuscrito hacia la luz. Leyó
    el título, “El Mesías”, y en seguida las palabras, “¡Consolaos! ¡Consolaos!”

    Estas le llamaron la atención: era el maravilloso principio de la poesía y, a la
    vez, un desafío celestial al ánimo apagado del compositor.
    Apenas había leído
    las primeras palabras cuando éstas empezaron a traducirse en un lenguaje
    musical que dilataba, elevándose triunfalmente hacia el cielo. Una vez más
    Handel oyó tonos musicales después de una larga sequía de inspiración.
    Con los dedos temblorosos pasaba las páginas
    . Se sentía llamado a elevar su
    voz con gran fuerza en un numeroso coro. Ya oía vibrar los instrumentos al
    soplo poderoso de las tubas, sostenido por los acordes fulminantes del órgano.
    Desapareció el cansancio; fue bañado en un mar de tonos musicales que
    corrían como olas sobre su alma,
    agitando la inspiración dormida.
    Tomó su Biblia y empezó a leer las profecías del Mesías prometido, su
    advenimiento, y al fin, su ascensión al Padre. El fuego divino ardía nuevamente
    en su ser; las lágrimas inundaban sus ojos.
    Tomando la pluma, comenzó a
    traducir sobre el pentagrama lo que resonaba en su mente y en su corazón
    . Sus
    dedos corrían incansablemente y pronto se vieron las hojas de papel cubiertas
    de extraños signos musicales.
    La ciudad dormía bajo el manto de una densa
    oscuridad, pero el espíritu de Handel estaba iluminado por una luz celestial, y su
    cuarto vibraba de música.
    Día y noche estuvo entregado a su tarea, viviendo y respirando una atmósfera
    de ritmo y tono. Cuanto más se acercaba el fin de su composición, con mayor
    violencia le azotaba el temporal de esta furiosa inspiración. Ya pulsaba las
    cuerdas del clavicordio, ya cantaba, ya escribía con ligereza hasta agotar la
    fuerza de sus dedos. Nunca antes había vivido una similar batalla musical.

    Quedaba sólo una palabra para ser ungida de la iluminación el —amén— dos
    sílabas, pero esas dos sílabas debían ser construidas sobre un monumento que
    alcanzara los cielos. El compositor dilató la primera sílaba hasta sentir que
    llenaba no solamente una catedral, sino también la misma cúpula del cielo
    .
    Al fin, después de veinticuatro días, un milagro en el mundo de la música, fue
    terminado el oratorio. La pluma cayó al suelo y Handel durmió por diecisiete
    horas.
    Al levantarse, se sentó al clavicordio y tocó con desbordante alegría la
    última parte de “El Mesías”. Una vez que hubo terminado, un amigo le dijo:
    “¡Nunca en mi vida he escuchado cosa parecida!”

    Handel, con la cabeza inclinada, respondió: “Dios me ha visitado.” 

     —El Mensajero Pentecostés.

    domingo, 20 de noviembre de 2016

    FORTUNATA COHEN ALCAHE.-ESPAÑA-HUEHUETENANGO 1921

    FORTUNATA COHEN ALCAHÉ
    8 FEBRERO  1921
    HIJA DE DON JACOBO COHEN -ORIGINARIO DE ESPAÑA
     Y  DE DOÑA JUANA ALCAHÉORIGINARIA DE ESPAÑA
    HUEHUETENNAGO
    Guatemala

    En la ciudad de Huehuetenango , a ocho de Febrero de mil novecientos veintiuno---compareció don Jacobo Cohen y dijo.  que hoy a las 2 a.m. nació Fortunata, hija lejitima del exponente y su esposa Juana Alcahé, originarios de España y vecinos de esta  ciudad. Ratificó lo escrito el compareciente y no firmó. Damos (f) Luis Villatoro  Enrique  Alvarado  Ante mí. José Solís 

    sábado, 19 de noviembre de 2016

    MAURICIO BEHAR ALCAHE - DE FRANCIA- 1921-HUEHUETENANGO

     MAURICIO BEHAR ALCAHE
    7 FEBRERO 1921
    HIJO DE DON ELIAS BEHAR SION - DE FRANCIA
    Y DE EUGENIA ALCAHE MESSINA-  DE FRANCIA
    HUEHUETENANGO
    Guatemala

    (EUGENIA ALCAHE MESSINA HIJA DE 
    MOISÉS ALCAHE Y DE MAZAL TOV MESSINA)

    Partida no. 51
    En la ciudad de Huehuetenango, a siete de Febrero de mil novecientos veintiuno,-----compareció don Elias Behar, dando parte que hoy a las 12 y 10 a.m. nació Mauricio, hijo lejitimo del exponente y su esposa Eugenia Alcahe, originarios de Francia, y vecinos de esta ciudad.Ratificó lo escrito el compareciente y no firmó. Damos fe.- (f) Luis Villatoro Enrique Alvarado   Ante mí. Josñe B. Solís

    viernes, 18 de noviembre de 2016

    JUNIO-AGOSTO 1818- LADINOS VILLA HUEHUETENANGO




     LADINOS DE LA VILLA  DE GUEGUETENANGO
    1818
    Por SAMUELSONCIUDADDEPAZ-

    YRINEA PETRONILA SOSA VILLATORO
    1 JUNIO 1818
    HIJA DE GREGORIO SOSA  Y DE PIOQUINTA VILLATORO
    MADRINA: LUCIANA  DE AVILA-ESPAÑOLA

    241
    JOSE ARRIAGA AGUIRRE
    20 JUNIO 1818
    HIJO DE JUAN ESTEVAN ARRIAGA -ESPAÑOL 
    Y DE MARIA DEL TRANCITO AGUIRRE
    PADRINO: JUAN MARCOS LOPES

    “ESTA PARTIDA PERTENECE AL MES DE MARZO”
    “EN QUATRO DE JULIO” 1818
    PATRICIA ALFARO PALACIOS
    “NACIÓ EN EL MISMO DÍA”
    HIJA DE MARIANO ALFARO  Y DE JOSEFA PALACIOS
    MADRINA: GREGORIA LOPEZ

    PAULA SIFUENTES CARDON
    4 JULIO 1818
    HIJA DE JUZTO SIFUENTES  Y DE ANDREA CARDON
    MADRINA: BONIFACIA  RIVAS

    SECUNDINO JOSE RIOS RAYMUNDO
    1 JULIO 1818
    HJO DE MANUEL RIOS Y DE  JUANA RAYMUNDO
    PADRINO: MARCOS DIAS

     241
    MARIA MANUELA HERRERA
    8 JULIO 1818
    HIJA DE MARIA ANTONIA RIOS
    MADRINA: FRANCISCA MUÑOS -ESPAÑOLA

    EN DIES DE JULIO
    PABLO JOSE RAMOS HERRERA
    7 JULIO 1818
    HIJO DE YGINIO RAMOS  Y DE GERONIMA  HERRERA
    MADRINA: VICTORIA RIOS

    EN TRECE DE JULIO 241
    PIOQUINTA JOSEFA SOSA  GUTIERRES
    11 JULIO 1818
    HIJA DE ANASTACIO SOSA  Y DE MICAELA GUTIERRES
    -ANCESTROS DE MARTA, EMERITA, ARCADIO Y REYNA ISABEL LOPEZ PALACIOS, JUMAJ, ZONA 6, HUEHUETENANGO-Y DE SAMUELSONCIUDADDEPAZ-
    MADRINA: ANA SOSA

    “VISTA PARA  AMATITAN”
    JOSE MARIANO RIOS
    16 JULIO 1818
    HIJO DE MANUELA  RIOS
    MADRINA: GERTRUDIS HERRERA

    DOMINGO ALVARADO    DE MALACATÁN  (HOY MALACATANCITO)-
    4 AGOSTO 1818
    HIJO DE SELESTINO ALVARADO Y DE  SOTERA VILLATORO
    PADRINO: LEANDRO JOSE MONSON

    CIRIACO LOPES  PALACIOS
    9 AGOSTO 1818
    HIJO DE GREGORIO LOPES  Y DE JULIA PALACIOS
    PADRINO: TOMAS MONSON

    TIBURCIO SANTIAGO
    11 AGOSTO 1818
    HIJO DE BARTOLA SANTIAGO
    PADRINO: MANUEL JOSE SAMAYOA

    MARIANO VILLATORO  SOSA
    15 AGOSTO  1818
    HIJO DE MARIANO VILLATORO Y DE  TOMASA SOSA
    MADRINA: FELIPA CASTILLO-ESPAÑOLA