jueves, 22 de febrero de 2018

ESPAÑOLES CHIANTLA 1813- 399

Continuación
399
CACIMIRO ESCOBEDO ESPAÑOL 32 AÑOS CASADO
PAULA CASTILLO ESPAÑOLA 22 AÑOS
MARIO ESCOBEDO CASTILLO ESPAÑOL 6  AÑOS
JULIANA ESCOBEDO CASTILLO ESPAÑOLA 4 AÑOS
JULIO ESCOBEDO CASTILLO 1 AÑO

MAXIMA DIAS ESPAÑOLA 43 AÑOS CASADA

DEMETRIA DIAS ESPAÑOLA 45 AÑOS CASADA

MANUELA OLIVEROS ESPAÑOLA 50 AÑOS VIUDA
YSABEL  ESPAÑOLA 25 AÑOS
 NORBERTO ESPAÑOL 25 AÑOS
PAULA ESPAÑOLA 19 AÑOS
MANUEL CRUZ ESPAÑOL 17 AÑOS

YNOCENCIO HERRERA ESPAÑOL 2 AÑOS
CIRILA VELA ESPAÑOLA 24 AÑOS
MATEO HERRERA VELA 1 AÑO
MANUELA HERRERA VELA ESPAÑOLA DE MESES DE EDAD

MANUELA HERRERA ESPAÑOLA 30 AÑOS CASADA

MANUEL ESCOBEDO ESPAÑOL 68 AÑOS CASADO
 ANGELA OLIVEROS ESPAÑOLA  58 AÑOS
MIGUEL ESCOBEDO OLIVEROS ESPAÑOL 27
FRANCISCO ESCOBEDO OLIVEROS  ESPAÑOL 24 AÑOS
 JUANA ESCOBEDO OLIVEROS 22 AÑOS
GORDIANA ESCOBEDO OLIVEROS 2O AÑOS
MARIA SANTOS ESCOBEDO OLIVEROS ESPAÑOLA 18 AÑOS
ANASTACIO ESCOBEDO OLIVEROS ESPAÑOL  16

DOMINGO ESCOBEDO ESPAÑOL 30 AÑOS  CASADO
MANUELA DIAS ESPAÑOLA 22 AÑOS 
MARIANO ESCOBEDO DIAS ESPAÑOL 9 AÑOS
JULIANA ESCOBEDO DIAS ESPAÑOLA 2 AÑOS 




 
 




martes, 20 de febrero de 2018

ESPAÑOLES DE "NTRA. SRA. D. PURIFICACION D. CHIANTLA "

 ESPAÑOLES DE  "NTRA.  SRA. D. PURIFICACION D. CHIANTLA "
1813
HUEHUETENANGO
GUATEMALA
AMERICA DEL CENTRO
 PARCIAL

PAULA LOPEZ  ESPAÑOLA 37 AÑOS CASADA

FRANCISCO HERRERA ESPAÑOL 77 AÑOS CASADO

MARIA SANDIEGO, LOPEZ   ESPAÑOLA  30 AÑOS CASADA

PEDRO  ALCANTARA HERRERA  ESPAÑOL 38 AÑOS CASADO
 THOMASA MERIDA  ESPAÑOLA 25 AÑOS
MARIA CARMEN HERRERA MERIDA ESPAÑOLA 11 AÑOS
PEDRO MARTIR HERRERA MERIDA ESPAÑOL 9 AÑOS
 JOSE VICENTE HERRERA MERIDA  DE MESES 

NAZARIO OLIVEROS ESPAÑOL 56 AÑOS CASADO
CANDIDA  LOPEZ ESPAÑOLA  44 AÑOS
PROCOPIA OLIVEROS LOPEZ ESPAÑOLA  25 AÑOS
GERTUDIS OLIVEROS  LOPEZ ESPAÑOLA  1 AÑO
MARCELA LOPEZ ESPAÑOLA  42 AÑOS

 JUAN DE HERRERA ESPAÑOL  62 AÑOS CASADO

VENTURA LOPEZ ESPAÑOL 46 AÑOS  CASADO

MANUELA ESCOBEDO ESPAÑOLA  50 AÑOS CASADA
399
SIMEONA LOPEZ ESPAÑOLA  24 AÑOS CASADA

SANTIAGO DEL VALLE ESPAÑOL 48 AÑOS CASADO con
MARIA EUSEVIA HERRERA ESPAÑOLA  39 AÑOS
MARIA JOSEFA DEL VALLE HERRERA ESPAÑOLA 20 AÑOS
REMIGIA  DEL VALLE HERRERA  ESPAÑOLA 17 AÑOS
PETRONA DEL VALLE HERRERA ESPAÑOLA  7 AÑOS
BARTOLA DEL VALLE HERRERA ESPAÑOLA  5 AÑOS
GREGORIO  DEL VALLE  HERRERA  ESPÀÑOL  3 AÑOS
BIBIANA DEL VALLE herman@  ESPAÑOLA 53 AÑOS


 



 
 

 

ESPAÑOLES VILLA DE CHIANTLA- 1813- Huehuetenango, Guatemala

 ESPAÑOLES VILLA DE CHIANTLA- 1813-
Huehuetenango,
Guatemala
 PARCIAL
401
YGNACIO ALVA  LADINO 34 AÑOS CASADO con
FELICIANA MERIDA ESPAÑOLA  20 AÑOS

MARIANO MAZARIEGOS ESPAÑOL 42 AÑOS CASADO con
MARIA NAXERA LADINA 27 AÑOS

JOSE MARIA DIAS ESPAÑOL 47 AÑOS con
MANUELA  HERRERA LADINA 48 AÑOS

JUANA DIAS ESPAÑOLA 66 AÑOS SOLTERA
FLORENTINO DIAS ESPAÑOL  35 AÑOS

RAMONA DEL VALLE ESPAÑOLA 56 AÑOS VIUDA

FRANCISCA ESCOBEDO ESPAÑOLA 35 AÑOS VIUDA
YNEZ CANO ESCOBEDO LADINA 16 AÑOS
ROSA CANO ESCOBEDO LADINA 9 AÑOS
PETRONA-                     ESPAÑOLA  6 AÑOS

JUANA HERRERA ESPAÑOLA 27 AÑOS CASADA

APLOLONIA HERRERA ESPAÑOLA  58 AÑOS VIUDA

MARIA SALVATIERRA ESPAÑOLA  47 AÑOS SOLTERA
CAMILO SALVATIERRA LADINO 25 AÑOS
MARIA DE LOS ANGELES SALVATIERRA ESPAÑOLA  22 AÑOS
MIGUEL SALVATIERRA ESPAÑOL 1 AÑO
 ANASTACIA SALVATIERRA- DE MESES
 400
JOSEFA MAZARIEGOS ESPAÑOLA  50 AÑOS  CASADA

PAULA LOPEZ  ESPAÑOLA 37 AÑOS CASADA

FRANCISCO HERRERA ESPAÑOL 77 AÑOS CASADO


lunes, 19 de febrero de 2018

PARCIAL ESPAÑOLES DE LA VILLA DE CHIANTLA 1813

PARCIAL
ESPAÑOLES DE LA VILLA DE CHIANTLA  1813

 402
FRANCISCO DIAZ  ESPAÑOL 55 AÑOS CASADO
401
REIMUNDO MERIDA  ESPAÑOL 61  AÑOS CASADO
CESILIA DEL VALLE ESPAÑOLA 58 AÑOS
MARIA MERIDA DEL VALLE ESPAÑOLA 34 AÑOS
JOSE MARIA MERIDA DEL VALLE ESPAÑOL  22 AÑOS
LUISA MERIDA DEL VALLE ESPAÑOLA 15 AÑOS
CASILDA MERIDA DEL VALLE ESPAÑOLA 13 AÑOS
MARIA MATIAS- NIETA-ESPAÑOLA 13 AÑOS
CANDELARIA-NIETA- ESPAÑOLA- 11 AÑOS
RAFAEL-NIETO- ESPAÑOL 1 AÑO

MIGUEL MERIDA  ESPAÑOL 28

MANUEL ARGUETA ESPAÑOL 43 AÑOS  CASADO
CANDELARIA OLIVEROS ESPAÑOLA  44 AÑOS
MAXIMO ARGUETA OLIVEROS ESPAÑOL 25 AÑOS
JAZINTO ARGUETA OLIVEROS ESPAÑOL ESPAÑOL 18 AÑOS
LUCAS ARGUETA OLIVEROS ESPAÑOL  15 AÑOS
GREGORIA ARGUETA OLIVEROS ESPAÑOLA 13 AÑOS
MARIA SAN DIEGO ARGUETA OLIVEROS ESPAÑOLA 11 AÑOS
VICTORIANA ARGUETA OLIVEROS ESPAÑOLA 6 AÑOS

LUCIANA ESCOBEDO ESPAÑOLA CASADA 36 AÑOS
GAVINO ESPAÑOL 6 AÑOS
MARIANO ESPAÑOL 4 AÑOS
ROQUE ESPAÑOL 2 AÑOS

MARIA DIAS ESPAÑOLA 44 AÑOS CASADA

BIVIANO MERIDA ESPAÑOL  21 AÑOS CASADO  CON
MANUELA ALVA LADINA  19 AÑOS

MANUEL MERIDA ESPAÑOL 53 AÑOS CASADO
ANTONIA ESCOBEDO  ESPAÑOLA 40 AÑOS
PEDRO MERIDA ESCOBEDO ESPAÑOL 20 AÑOS
MARIA MERIDA ESCOBEDO ESPAÑOLA 16 AÑOS

ANTONIA MERIDA ESPAÑOLA VIUDA 30 AÑOS
SESARIA LOPEZ (MERIDA) LADINA  6 AÑOS

PARCIAL--CONTINUARÁ

ESPAÑOLES DE CUILCO-HUEHUETENNAGO 1810

PADRON DE ESPAÑOLES Y LADINOS POR EDADES SEGUN  LA ORDEN SUPERIOR DEL 13 DE MAYO DE 1810 FORMADO EN EL PUEBLO DE CUILCO POR EL COMISIONADO AL EFECTO,  DON ALEXANDRO DIAS"

"PADRON DE ESPAÑOLES DE QUINCE A QUARENTA Y SINCO AÑOS DE EDAD DE ESTE PUEBLO  DE SAN ANDRES CUILCO"

                                                                                EDAD     EST.        OFICIO
DON ALEXANDRO VIC.te DIAS                          36         CAS.       NOT.o
VENTURA CAMAS                                                40         CAS        COMP.ta
MAXIMO FERNANDEZ                                         42         CAS.        TRAP.o
DICIDERIO PEREZ                                                  30         CAS.        LABRAD.
LUCIANO ANZUETO                                             39          CAS.        LABRADOR
LEANDRO LOPEZ                                                   36         CAS.         LABRADOR
LUCAS ERNANDEZ                                                27         CAS          TRAT.te
ERMENEGILDO ESCOVAR                                    47          CAS.        BARB.o
DOMINGO RIVERA                                                 32         CAS.         TRAT.TE
YSIDRO CAMAS, h.d. JUAN CAMAS                    20         SOLT.       ERRERO

JOSE MARÍA h.d. JOSE RUIZ                                  20          SOLT.     SASTRE
JULIAN h.d. JOSE PEREZ                                         18         CAS.       TEJEDOR
DON JUAN "MAN?" PEREZ 
 h.d. DON PATRICIO   PEREZ                                  18          SLOT.      TEJEDOR
Sn. ANDRÉS CUILCO, AG.to 18 de 1810
ALEX.dro VIC.te  DIAZ

domingo, 18 de febrero de 2018

GARCIA- VALENCIA,ESPAÑA- DIAZ-HUEHUETENANGO 1912

7 FEBRERO 1912
BODA DE
 DON RAFAEL GARCIA GONZALES- De VALENCIA ESPAÑA
Hijo de DON MIGUEL GARCIA Y DURÁ -De VALENCIA ESPAÑA
y de DOÑA BERNARDA GONZALES Y MATEO -De VALENCIA ESPAÑA
Abuelos paternos a Don José Garcia y Ferrer y Doña Francisca García De Paubla Durá y maternos  a Don José Gonzalez  y Caces con Doña Teresa Mateo y Ferrollosa 
Con
 SEÑORITA CARMEN DIAZ MUÑOZ
Hija de  DON SALVADOR DIAZ SOSA
y de DOÑA ROSA MUÑOZ  
  abuelos paternos y maternos respectivamente a Don Mariano Diaz  y Doña Serafina Sosa, Don Agapito Muñoz  y Doña Erasma de Muñoz, ...


Rafael García González con Ma. del Carmen Díaz - En Huehuetenango a siete de Febrero de mil novecientos doce ...desposé a Rafael García González , h. l. de  Miguel García y Bernarda González,(Españoles), originario de Valencia España, de estado soltero, vecino y feligres de Huehuetgº , con la Señorita  Ma. del Carmen Díaz Muñoz , h.l. de Salvador Díaz  y Rosa Muñoz, soltera originaria vecina feligres de esta parroquia . Todo se hizo ante los testigos Juan B. Garcia, Tomás del Cid y josé Ruiz Sosa.
 (f) Dr. Amancio Aparicio  (Originario de Palencia,España)

 En la ciudad de Huehuetenango a los ocho días del mes de Febrero de  mil novecientos doce ,,,la certificación que literalmente dice: En la ciudad de Huehuetenango a los siete dias del mes de Febrero de mil novecientos doce , constituidos en el lugar designado para el efecto el Señor Jefe Político , los padrinos Don Manuel saenz , Señorita Elena Herrera,Don José Ruiz  Sosa y Señorita Ysabel Herrera, los testigos Don Juan P. García, y Don Francisco Lopez y Lopez...Estando presentes Don Rafael García Gonzalez,soltero de veintitres años de edad, comerciante, natural de Valencia en el Reino de España, y vecina de esta ciudad, hijo legitimo de Don Miguel Garcia y Durá y de Doña Bernarda Gonzales y Mateo, teniendo por abuelos paternos a Don José Garcia y Ferrer y Doña Francisca García De Paubla Durá y maternos a Don José Gonzalez  y Caces con Doña Teresa Mateo y Ferrollosa - la Señorita Carmen Diaz Muñoz , también soltera, de diez y siete años de edad , originaria y vecina de esta ciudad, oficios los de su sexo, hija legitima de Don Salvador Diaz Sosa  y Doña Rosa Muñoz  de Diaz, teniendo  por abuelos paternos y maternos respectivamente a Don Mariano Diaz  y Doña Serafina Sosa, Don Agapito Muñoz  y Doña Erasma de Muñoz, ... 

GUZMAN MELGAREJO-SEVILLA-CLOTOCINDA MUÑOZ-HUEHUETENNAGO 1895

10 SEPTIEMBRE 1895
 BODA DE
 NICOLAS GUZMAN MELGAREJO.- De SEVILLA-ESPAÑA
Hijo de DON ANTONIO GUZMAN MELGAREJO -De SEVILLA-ESPAÑA
y de  DOÑA  MARIA GUTIERREZ Y ALANIS -De SEVILLA-ESPAÑA
Con
Señorita DOÑA CLOTOCINDA MUÑOZ FERNANDEZ
Hija de DON AGAPITO MUÑOZ ANZUETO -De Cuilco,Huehuetenango
y de DOÑA ERASMA FERNANDEZ  LOPEZ -De Cuilco,Huehuetenango

Nicolás Guzmán Melgarejo con Clotocinda Nicolasa Muñoz
En doce de Setiembre del noventa y cinco ..desposé y velé a... Nicolás Guzmán Melgarejo hijo legitimo de Antonio y      con Clotocinda Nicolasa , hija legitima de Agapito y Erasma Fernández , fueron padrinos Don Manuel Perez  y Señora. conste.

En la ciudad de Huehuetenango a diez de Setiembre de mil ochocientos noventa y cinco ..compareció don Nicolás Guzmán Melgarejo exhibiendo la certificación que literalmente dice: "El infrascrito Secretario de la Jefatura Política certifica : que en el expediente matrimonial respectivo se encuentra el acta que dice-En la ciudad de Huehuetenango a las siete p.m. del día nueve se Setiembre de  mil ochocientos noventa y cinco , constituidos en el lugar destinado para estos actos ,el Señor Jefe Político , los testigos Felipe Izaguirre, y don José Pérez , los padrinos don Francisco Castillo Méndez  y doña Francisca de Fernández  y el infrascrito secretario, estando presentes don Nicolás Guzmán Melgarejo, soltero de veintitres años, originario de Sevilla, Provincia de España,  y de este vecindario, es hijo legítimo de don Antonio Guzmán Melgarejo y de doña María Gutierrez y Alanis, siendo sus abuelos paternos don José Guzmán  y doña Dolores Melgarejo y Alanis, y maternos don Nicolás Gutierrez  y doña Carmen Alanis, y la señorita Clotocinda Muñoz, de diez y ocho años  de edad, soltera, originaria de Cuilco y vecina de esta  ciudad e hija legítima de don Agapito Muñoz y de doña Erasma Fernández , siendo sus abuelos paternos don Ysidro Muñoz  y doña Dominga Anzueto y paternos don Nicolás Fernández  y doña Jacinta Lópéz ...

BALAÑA SERRES- TARRAGONA-SALOME LOPEZ-HUEHUETENANGO

9 MAYO 1874
BODA DE
DON RAMON BALAÑÁ SERRES- DE CORUNDELLA, TARRAGONA,ESPAÑA
Hijo de DON JOSE BALAÑÁ- DE CORUNDELLA, TARRAGONA,ESPAÑA
 y de DOÑA JOSEFA SERRES- DE CORUNDELLA, TARRAGONA,ESPAÑA
Con
DOÑA SALOMÉ LÓPEZ RIVERA
Hija de MARIANO LÓPEZ
y de VENANCIA RIVERA
HUEHUETENANGO
Guatemala

Ramón Balañá con Salomé López-ladinos.Certif. 1882-  
En nueve de Mayo de mil ochocientos setenta y cuatro,... desposé de palabras por presente...y velé ...a Don Ramón Balañá, hijo legitimo de Don José y de Doña Josefa Serres ; natural de la Villa de Corundella Provincia de Tarragona En España, con Doña Salomé López hija legitima de Mariano y Venancia Rivera de esta Villa; siendo testigos los Señores José Ynés Herrera, de setenta y un años de edad, pintor; y Cirilo Gutierrez de sesenta y tres años de edad, viudo y comerciante.

T. COR. GOMEZ CALONGE-ESPAÑA- SANDOVAL- HUEHUETENANGO 1870

 28 FEBRERO 1870
BODA DE
TENIENTE CORONEL DON AQUILINO GOMEZ CALONGE-ESPAÑOL DE LA PROVINCIA DE SORIA, DEL VECINDARIO DE TEJADO
 ESPAÑA
CORREGIDOR  COMANDANTE GENERAL DE HUEHUETENANGO
Hijo de DON HILARIO GOMEZ FERNANDEZ-  DE TEJADO. SORIA, ESPAÑA
y de DOÑA FELICIANA CALONGE MARTINEZ- DE TEJADO. SORIA, ESPAÑA
 Con 
SEÑORITA BRAULIA SANDOVAL- DE  SANTA CATARINA  MITA
TESTIGOS: DON EDUARDO ESTRADA
DON PEDRO RUIZ
DON MARCELO ORIVE Y COLOMA  -De TUDELA, ESPAÑA
Huehuetenango
Guatemala

Don Aquilino Gomez Calonge con Doña Braulia Sandoval - En Huehuetº.  a veinte y ocho de Febrero  de mil ochocientos ochenta...casé, desposé. y velé...al Teniente Coronel efectivo y Corregidor Comandante  gral. de este Departamento Don Aquilino Gomez Calonge,  Español de la Provincia de Soria, del vecindario Tejado, e hijo legitimo de Don  Hilario Gomez Fernandez  y Doña Feliciana Calonge Martinez, con la Señorita Braulia Sandoval , de Santa Catarina Mita, e hija natural de Don Agustin Sandoval y Doña Francisca Sandoval . fueron testigos de la información los señores Don Eduardo Estrada y Don  Pedro Ruiz, Padrinos Don Marcelo Orive, y Doña Antonia Lorenzana. Enmendado -natural- No vale. tachado entre parentesis. -Don Agustin Sandoval y-No vale . 
Juan Bta. de Teran

CORREGIDOR DE HUEHUETENANGO

BODA SUBTENIENTE RICARDO PALACIOS .MA. DE LOS ANGELES HERRERA

 RICARDO PALACIOS- DE LA CIUDAD DE HUEHUETENANGO
Subteniente de Infanteria, Comandante Local del Pueblo de Aguacatán
Hijo de  Doña Amelia Palacios y de Don Manuel Garcia Elgueta
Abuelos maternos: J. Pioquinto Palacios y Maxima Villatoro
Abuelos Paternos: Miguel Garcia Elgueta
Con la
Señorita MARIA DE LOS ANGELES HERRERA DIAZ-DE LA CIUDAD DE HUEHUETENANGO
Hija de don Arcadio Herrera y de Próspera Díaz
Abuelos Paternos: Don Agustín Calderon y Benita Herrera
Abuelos maternos: Don Juan Méndez y Rafaela Díaz
HUEHUETENANGO
1920
GUATEMALA
AMERICA DEL CENTRO

 Señor Comandante de Armas .
Ricardo Palacios, soltero, mayor de edad, Subteniente del Ejército de Guatemala , y actualmente Comandante Local del Pueblo de Aguacatan, Ante Usted con la subordinación  de mi carácter , vengo a manifestar  que deseo unirme en matrimonio civil...ud. se digne elevarla al Señor Ministro de la Guerra...

Comandancia de Armas: Huehuetenango Mayo 21  de 1920
Con Informe elévese la presente solicitud al Señor Ministro de la Guerra

Señor Ministro de la Guerra  
Guatemala
Señor:
En cumplimiento  de lo que dispone la ordenanza militar, tengo el honor de informar a Ud. que el Subteniente de C. Ricardo Palacios , en actual servicio y que desea contraer matrimonio , posee los medios indispensables para vivir con su esposa de manera desahogada.
Huehuetenango , Mayo 21 de 1920
S.M. de la G.

Ministerio de la Guerra,Guatemala, 27 Mayo 1920 
 

sábado, 17 de febrero de 2018

LO LOBA Y SUS CACHORROS

 Algo maravilloso
y un tanto místico
ocurrió en los
desolados bosques
de Alaska. Un suceso
que da mucho que
Pensar, aunque no se
comprenda del todo.
 VIVENCIA INSÓLITA EN EL BOSQUE
 POR MORRIS HOMER ERWIN
 SELECCIONES DEL READER'S DICEST    AGOSTO DE 1987 
ILUSTRACIÓN: NORMAN ADAMS
UNA MAÑANA de primavera, hace muchos años, había estado yo buscando oro en el río Coho, en la isla Kupreanof, en Alaska sudoriental. De pronto, cuando salí de un bosque de abetos y pinabetes, me quedé pasmado: a unos veinte pasos de donde me encontraba en la planicie cubierta de musgo, avisté un enorme lobo negro, atrapado en una de las trampas del trampero George, mi amigo.
El viejo George había muerto la semana anterior, de un ataque al corazón, de modo que para la bestia fue afortunado que yo pasara por ahí. El animal, desconcertado y atemorizado al ver que me acercaba, se apartó tirando de la cadena de la trampa. Entonces me di cuenta de que era una hembra, y de que tenía las ubres repletas de leche. Por ahí, en alguna madriguera, una camada de lobeznos debía de estar esperando a la madre.

Por la apariencia de la loba, supuse que habría caído en la trampa sólo, unos días antes, lo cual significaba que sus hijos estarían todavía vivos, quizá a unos cuantos metros de' allí. Pero temí que, si trataba de liberarla, me atacara y destrozara.
Así pues, decidí localizar a los lobeznos, y empecé a buscar huellas que me llevaran a la madriguera Por fortuna, todavía quedaban algunos parches de nieve en el tereno. Al rato descubrí huellas de garras en un sendero que bordea el pantano musgoso.
Ese rastro me llevó como un kilómetro a través de] bosque, y luego cuesta arriba, por una pendiente rocosa. Por fin di con la madriguera que se encontraba al pie de un abeto.enorme. No se oía el menor ruido que proviniera del interior. Los lobeznos son tímidos y cautelosos, y yo no tenía muchas posibilidades de lograr que salieran. Pero había que intentarlo, de modo que comencé a imitar la aguda voz, de las lobas cuando llaman a sus crías. No obtuve respuesta.
Momentos después, cuando volví a emitir aquel llamado, aparecieron cuatro pequeñísimos lobeznos, de cuando mucho unas cuantas semanas de nacidos; les acerqué las manos, y ellos trataron de mamar de mis dedos. Quizá el hambre me había ayudado a vencer su temor natural. Luego, los coloqué uno por uno en una bolsa de yute, y emprendí el regreso cuesta abajo.
Al verme la loba, se quedó inmóvil, muy erguida. Después lanzó un agudo aullido de aflicción, quizá al percibir el olor de sus hijos. Solté a los lobeznos, que corrieron hacia su madre. Pronto estaban todos mamando del vientre de la loba.
¿Y ahora qué?, me pregunté. La loba estaba sufriendo, evidentemente, pero cada vez que me acercaba, de su garganta surgía un gruñido amenazador. Como tenía que proteger a sus crías, estaba dispuesta a luchar. Necesita alimento, pensé. Tengo que traerle algo de comer.
Caminé hacia el río y vi la pata de un venado, muerto de hambre y frío que sobresalía de un montículo de nieve. Le corté una pata trasera al cadáver y devolví el resto a aquella nevera natural. Cuando le llevé la carne a mi amiga, le dije en tono tranquilizador. "Bueno, señora, la cena está servida, pero sólo si deja usted de gruñirme. Ande; coma tranquila". Le arrojé trozos de carne, que olfateó y luego engulló.
Corté algunas ramas de pinabete y con ellas preparé un tosco refugio .para guarecerme. Pronto me dormí. Al amanecer del día siguiente me despertaron cuatro bolitas de pelo esponjado que me olisqueaban la cara y las manos. Eché uná mirada a la loba, que parecía muy inquieta. ¡Si pudiera ganarme su confianza!, pensé, Esa era su única esperanza de sobrevivir.
Los cinco días siguientes dividí mi tiempo entre la búsqueda de oro y mis intentos de ganarme la confianza de la loba. Le hablaba con dulzura, le arrojaba carne y jugaba con los cachorros. Me acercaba cada vez más, aunque procuraba permanecer fuera del alcance de la loba encadenada.
Al anochecer del quinto día le llevé más carne. "¡Aquí está la cena!", le dije suavemente, y me acerqué. "Anda, muchacha, no hay nada que temer". De pronto, los lobeznos se me acercaron dando saltitos. Por lo menos tenía la confianza de ellos, pero estaba empezando a perder la esperanza de congraciarme con la madre. Entonces me pareció ver que movía la cola levemente. Me coloqué dentro del alcance de la cadena.
La loba permaneció inmóvil. Yo sentía un nudo en la garganta. Me senté a dos metros de ella. De una sola tarascada aquellas fauces podrían romperme un brazo ... o desnucarme. Me envolví en mi frazada y me senté lentamente en el suelo frío. Un gran rato no pude conciliar el sueño.
Al amanecer, me despertó el ruido que hacían los lobeznos al mamar. Me acerqué a ellos suavemente y los acaricié; la loba se quedó tiesa. "Buenos días, amigos", dije, titubeante. Entonces, puse la mano sobre la herida de la loba, que contrajo los músculos por el dolor, pero no hizo ningún movimiento amenazante. No lo puedo creer, pensé, sorprendido, pero esto en verdad está sucediendo.
Me di cuenta de que las tenazas de acero de la trampa le habían aprisionado sólo dós dedos, que estaban hinchados y lacerados; pero el animal no perdería la pata, si yo lograba liberarlo.
"Bueno", le dije, "espera un poco, y estarás libre de nuevo".
Presioné la trampa, que se abrió, y la loba retiró la pata. Luego, mientras gemía, dio unos saltos sin apoyar la pata lastimada. Según mi experiencia en los bosques, la loba reuniría en ese momento a sus cachorros y desaparecería en la espesura; pero en vez de ello el animal se me acercó muy lenta y cautelosamente. Ya que estuvo junto a mí, me olfateó los brazos y las manos, y luego empezó a lamerme los dedos. Quedé perplejo. Aquello iba en contra de todo lo que yo había oído sobre los lobos y, sin embargo, parecía muy natural.
Poco después, mientras sus crías jugueteaban a su alrededor, la loba se dispuso a partir; comenzó a caminar cojeando en dirección del bosque. Entonces, se volvió y me miró. "¿Quieres que vaya con ustedes?", le pregunté. Animado por la curiosidad, empaqué mi equipo y me puse en camino.
Bordeando el río Coho a lo largo de algunos kilómetros, ascendimos 'la montaña Kupreanof hasta que llegamos a una pradera alpina. Allí, oculta entre el bosque circundante, había una manada de lobos, Conté nueve adultos y, a juzgar por sus actitudes juguetonas, cuatro cachorros casi totalmente desarrollados. Tras unos minutos de bienvenida, la manada comenzó a aullar en forma siniestra, con voces . ululantes, desde aullidos graves hasta chillidos agudos.
Al anochecer, instalé mi campamento. A la luz de la hoguera y de la luna veía las siluetas y los ojos brillantes de los lobos que salían de las sombras y volvían a perderse en ellas. Pero no sentí' miedo: sólo eran curiosos, lo mismo que yo.
Me levanté al amanecer. Ya era tiempo de que dejara a la loba con su manada. Ella me observaba mientras disponía mi equipo, y cuando eché a andar a través de la pradera, en cuanto llegué al lado opuesto, me volví y vi que la loba y sus cachorros me miraban desde donde los había dejado. No sé por qué, pero les hice una seña de despedida con la mano, y en ese momento la loba lanzó al aire fresco un largo y lúgubre aulido.
CUATRO años después, en el otoño de 1945, regresé al río Coho a raíz de cumplir el servicio militar en la Segunda Guerra Mundial. Tras los horrores de la guerra, era muy agradable encontrarme de nuevo entre los abetos mecidos por el viento, y respirar el aire vigorizante de los bosques de Alaska. Encontré colgada de un cedro rojo, donde la había dejado cuatro años antes, la trampa, ya oxidada, en la que había caído la loba. Algo me indujo a ascender la montaña Kupreanof hasta la pradera donde había visto por última vez a mi amiga. Subí a una alta roca y emití un largo aullido en tono bajo, tal como los lobos suelen llamarse; ya había hecho eso muchas veces.
El eco retornó a través del espacio. Volví a llamar, y volví a oír el eco, pero ahora seguido del aullido de un lobo que provenía de un promontorio que se encontraba a un kilómetro de allí.
En seguida, vi a lo lejos una silueta oscura que avanzaba hacia mí. Cuando atravesaba la pradera noté que se trataba de un lobo negro.
Sentí un estremecimiento en todo el cuerpo. Sin embargo, de pronto reconocí al animal aun al cabo de cuatro años. "¡Hola, muchacha!", le dije con suavidad. La loba se me acercó poco a poco, con las orejas enhiestas y el cuerpo tenso, y se detuvo a unos metros de mí. Movía levemente la hirsuta cola.
Al rato, la loba se fue. Tiempo después salí de la isla Kupreanof, y nunca volví a verla. Pero su recuerdo vívido, imborrable y un tanto sobrecogedor, siempre me acompaña, y me hace pensar que en la naturaleza suceden cosas que están más allá de las normas y el entendimiento humanos.
Durante aquel breve tiempo, el animal herido y yo penetramos cada uno en el mundo del otro, y tendimos puentes a través de abismos que nunca se pensó pudieran salvarse. No existe explicación para experiencias de esta clase. Lo único que podemos hacer es aceptar su posibilidad y, en vista de que están teñidas de misterio y rareza, quizá atesorarlas en la memoria como algo muy valioso.
 __________________________________
Alteza desairada
UN CILEBRE cirujano suizo, cuyos pacientes tenían que hacer cita con meses de anticipación, no era afecto a hacer distingos entre su clientela. En cierta ocasión, una princesa llegó al consultorio y el médico le indicó que tomara asiento, como si tal cosa, La princesa se escandalizó. ¿Sería posible que el médico no supiera quién era?
—¡Soy una princesa! —exclamó.
—Bueno —replicó el cirujano—. Entonces tome dos asientos.
—Marie Waife-Goldberg, en My Father, Sholom Aleichem (Simon & Schuster)

BODA DE DON FRANCISCO VALDEZ DEL LLANO- Del Principado de ASTURIAS, ESPAÑA

BODA DE
DON FRANCISCO VALDEZ DEL LLANO- Del Principado de ASTURIAS, ESPAÑA
Hijo de DON JASINTO VALDEZ-Del Principado de ASTURIAS, ESPAÑA
y de DOÑA MANUELA DEL LLANO-Del Principado de ASTURIAS, ESPAÑA
Con
DOÑA SUSANA MONT OCAÑA
Hija de DON  JUAQUIN MONT Y PRATS- De Cataluña, ESPAÑA
y de DOÑA BASILIA ANTONIA OCAÑA- Española
Villa de GUEGUETENANGO
Guatemala
América Del Centro
Don Francisco Valdez y Dña. Susana Mont 1º  Nupcias.  En la Villa de Gueguetenango, a veinte y seis de Abril de mil ochocientos cincuenta y seis : Ynstruidas las diligencias ultramarinas ...fue remitida a la Curia ...Metropolitana , en razón de ser uno de los contrayentes procedentes de Reynos de Ultramar. aprobado en dichas diligencias por el Ylmo. Señor Arzobispo por su despacho del corriente, que queda agregado al legajo de dispensas matrimoniales existente en el archivo parroquial y foliado en el numero 70,...al Señor Don Francisco Valdez. originario del Principado de Asturias en los Reynos de España,domiciliado en este vecindario,e hijo legitimo de Don Jasinto Valdez y Doña Manuela  Del Llano, con la Señora Doña Susana  hija legitima de los  Señores Don Juaquin Mont  y  Doña Basilia Antonia Ocaña feligreses de esta Parroquia a mi cargo, ante los testigos Don Buenaventura Molina, Don José Santa María y Don Alejandro Espinoza, mayores de edad y de este vecindario...

BODA DE DON ENRIQUE SILVA- DE PORTUGAL- 1862-HUEHUETENANGO

12-FEBRERO 1862
 BODA DE
DON ENRIQUE SILVA- DE PORTUGAL
CON DOÑA MANUELA GUTIERREZ
 Testigos los  Señores  Fernando Herrera, Domingo Zepeda,(De Chiapas, Jose Maria Castañeda
HUEHUETENANGO
Guatemala
América Del Centro

Don Enrique Silva con Manuela Gutierrez   En doce de Febrero de mil ochocientos sesenta y dos ,previa información y con dispensa de proclamas, yo el cura desposé al Señor Don Enrique Silva, natural de Portugal, con la Sra. Doña Manuela Gutierrez, fueron testigos los  Señores  Fernando Herrera, Domingo Zepeda, Jose Maria Castañeda..

jueves, 15 de febrero de 2018

EL HOMBRE ARTURO VALDES OLIVA

 EL HOMBRE
ARTURO VALDES OLIVA
 
LA HORA DE REDENCIÓN 
II - 
1870.-La nación entera experimenta 
una brusca sacudida. En las alturas de  
Huehuetenango el clarín de guerra auuocta 
el nuevo amanecer. Ha sonado la hora de 
la libertad; los pueblos adormecidos empie- 
zan a desperezarse y se aprestan a !a lucha 
ofreciendo la savia de su vida. Serapio
Cruz, vanguardista exasperado,cae 
siempre en las serranías de Palencia cuando 
apenas el año acaba de iniciarse. La desa 
parición del mártir dé la libertad en vez
doblegar nuevamente los ánimos los re- 
habilita. El tardío despertar de la nación
ha de sumar incontables sacrificios las fuerzas 
zas superiores en número abatirán a los
dados de la rebelión, a los que inician la lu 
cha a plena luz meridiana. No importa
Mientras más sangre se derrame mayor ha 
de ser la fiereza con que lucharán Ios hombres
 de alma libre. Tal el ardor patríotico 
de los hombres de la revolución, 
un himno de  gloria se esparce en el viento y co- 
munica el fervor patriótico a todos los guate- 
maltecos de sentimientos generosos y eleva- 
dos. 
Mientras los restos de Serapio Cruz eran 
cruelmente exhibidos en la capital, mientras 
la. chusma inconsciente, despiadada y 
salvaje enseñaba los dientes en la sonoridad 
dn la carcajada brutal en manifestación de 
júbilo,, un puñado de hombres jóvenes anun- 
ciaba la proximidad, el feliz comienzo de una 
nueva era y desde las alturas de Hue- 
huetenango avivaba su amor a Guatemala 
en la contemplación de los vastos horizontes, 
amor contemplativo, fervoroso amor que se 
manifestaba en el ofrecimiento del sacrificio 
voluntario y heroico. ¡Adelante! Esa era la 
norma de acción Nada debía posponerse 
en la hora de la libertad, en el minuto deci- 
vo que determinaría la conquista de los de- 
rechos humanos. 

CAMINOS y LUCHAS por la INDEPENDENCIA

CAMINOS y LUCHAS 
por la 
INDEPENDENCIA 
 ARTURO VALDÉS OLIVA
 
PRIMERA SECCIÓN 
PERIODO COLONIAL 
ESPAÑA LLEGÓ A FUNDAR EL REINO 
DE GUATEMALA 
Fué en el primer cuarto del siglo XV, cuando unos cuantos valien- 
tes españoles se decidieron a explorar las tierras centroamericanas, atra- 
vesándolas — como con una espada — de parte a parte. Y esos hombres 
conquistadores fueron a la vez conquistados por la alucinante abundancia 
de oro, la excelencia de las tierras, las variedades de climas, las maravillas 
de los paisajes y las mujeres que ellos no trajeron en su fuga de España. 
Soñaron con aprisionar las alas fugitivas de la fortuna y el espolo- 
nazo de la ambición los arrastró a nuestros suelos; ya en ellos, se encan- 
dilaron ante las inmensas riquezas que se agolpaban a su vista y muy 
pronto se negaron a reconocer la propiedad de los nativos que calificaron 
de inadmisible porque tal justicia habría significado la participación del 
aborigen en el poder. En eso estribaron las luchas de la conquista. 
Transcurrieron muchos años en que la fuerza oprimía y deprimía 
al indio centroamericano; para ello la conquista se hacía a sangre y fuego. 
Dos siglos y medio después del arribo de los primeros españoles se 
agitaba ante el pueblo el espejismo de imposibles bienandanzas, mientras 
más profundas se hacían las huellas del sufrimiento. Se palpaba la con- 
tradicción de pueblos ricos con habitantes hambreados. La estructura 
económica favorecía exclusivamente a los realistas; otros elementos aptos 
para acometer empresas industriales y agrícolas en gran escala, así como 
para promover el fomento de la economía pública permanecían estacio- 
nados por falta de capital y apoyo bien calculado, dadas las absurdas 
prohibiciones para permitirles asociarse con fines tendientes a crear trabajo 
y pagar salarios. 
No preocupó a las autoridades coloniales inquirir cómo trabajaban 
y cómo se movían las clases necesitadas de apoyo y de estímulo; su habi- 
lidad enfiló a silenciar la opinión pública ofreciendo el método más per- 
fecto para la ampliación de los privilegios; ésto fué, otorgando favores y 
prebendas a costa del sacrificio del indio esclavizado. Este ser humilde y 
19 
20 ARTURO V A LD£S OLIVA 
sufrido se había familiarizado con sus eternas necesidades, con su dolor, 
con sus sentimientos más profundos. Su sacrificio sirvió para que viviera 
y medrara el picaro. Esa cadena de ignominias fué el factor más pode- 
roso que contribuyó al descontento general. 
Los negocios sin escrúpulos minaron la autoridad moral de los diri- 
gentes. ¡Trabajo, hambre y miseria! Esa fué durante siglos la dolorosa 
realidad en que se hundió la existencia de los aborígenes sin que conta- 
ran con la esperanza de redimirse. Inútilmente alcanzaban a comprender 
la necesidad de que se instituyeran para su raza las consideraciones natu- 
rales que los seres humanos conceden a sus semejantes y que determinan 
la diferencia entre la bestia y el hombre. 
Con el rodar del tiempo todos esos hechos crearon la justificación 
ideológica de la causa del pueblo. 
Guatemala, sede de la Capitanía General y León, en Nicaragua, 
fueron las ciudades escogidas por las familias de abolengo real para esta- 
blecerse, formar y multiplicar enormes fortunas a la sombra de sus dere- 
chos de descendientes de grandes señores, permanentes en el servicio de 
Su Majestad, el rey, y bajo la augusta protección del soberano. 
Durante la segunda mitad del siglo XVIII y principios del siguiente 
siglo, la «crema» realista alcanzó todo el esplendor y prestigio de grandeza 
en su círculo de fastuosidad y holganza. La mediocridad estaba sobre el 
verdadero sentido social. 
Nadie intentaba censurar las costumbres de aquellas gentes que fin- 
caban su orgullo en la herencia ancestral. Los buenos instintos y las accio- 
nes nobles provenientes del potencial hereditario estaban en ellas, pero 
deformadas. Sus antepasados habían impuesto al nativo el trabajo de sol 
a sol; el látigo del mayoral sacudió sin misericordia las carnes extenuadas 
de una raza noble y laboriosa. Así amasó su hacienda el «Señor» colonial. 
Sus descendientes la disfrutaron en su vida abundante en ocios y malas 
costumbres. 
Otras familias de inmediata descendencia española, pero carentes 
de pretensiones de nobleza, aunque sí detestables por su orgullo insolente 
y la gruñona ostentación de la nacionalidad de sus progenitores, se esta- 
blecieron en las provincias centroamericanas y se multiplicaron ilimita- 
damente por sus excesos con las indias. De esa mezcla de sangres salió 
el mestizo o ladino. La unión de los mestizos o ladinos con las indias, 
produjo la raza terciaria, la subraza. Aquellas familias pertenecían en 
su mayoría a elementos expulsados de España por el oscurantismo y la 
CAMINOS Y LUCHAS POR LA INDEPENDENCIA 21 
intolerancia de la Inquisición. Y ya establecidas en las tierras centroame- 
ricanas solían perder su tiempo combatiéndose unas a otras. 
Las familias ejemplares, de la clase media, bien organizadas, de 
existencia privada y social mantenida en un relativo grado de pureza y 
sin que alardearan de opulencias, formaban un apreciable núcleo y por 
su número constituían la mayor fuerza opositora ante los desenfrenos de 
los españolistas. 
LA SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS 
DE GUATEMALA 
A fines del siglo XVIII gobernaba el Reino don José Domas y 
Valle. La pobreza de la colonia se hacía sentir en todos los órdenes de 
modo alarmante desde el año de 1790. A la falta de trabajo para los 
artesanos e industriales se fueron sumando las dificultades con que tro- 
pezaba el comercio por los actos de piratería que en el mar Atlántico 
cometían sucesivamente las naves armadas que se dedicaban al pillaje 
valiéndose del asalto. El decaimiento general era desesperante. 
Para suerte de Guatemala, en el año de 1793 llegó a la capital un 
dominicano ilustre, don Jacobo de Villaurrutia y Salcedo. Traía el cargo 
de oidor de la Real Audiencia y desde su ingreso en el país le preocupó la 
situación imperante de penas y pobrezas, empeñando su atención en bus- 
car la fórmula que pusiera fin al hondo malestar, sin caer en dilatorias 
perjudiciales a su buen propósito. 
Villaurrutia estaba bien informado del funcionamiento de varios 
institutos en La Habana y en España, cuya principal finalidad enfilaba 
hacia el fomento de la agricultura, la instrucción pública, las artes y las 
industrias y que patrocinaban todo intento o iniciativa tendientes a mejo- 
rar los medios de vida y progreso de los pueblos.

44-48 LO QUE PIENSA AMÉRICA DEL PROBLEMA JUDÍO

LO QUE PIENSA AMÉRICA DEL PROBLEMA JUDÍO 
RUFINO MARIN
BUENOS  AIRES
 
 (8) Con el título: "Acusan a diez cabecillas nazis de haber asesinado 
a 400.000 polacos, "Crítica" de Buenos Aires, el diario de la tarde de ma- 
yor difusión en Sud América, inserta en su 5a. edición del 17 de Octubre de 
1942, un telegrama de Londres, con sello de la United Press, que dice: "El 
gobierno polaco exilado en Londres, ha formulado una lista de 3.000 crimi- 
nales de la guerra, para su proceso, una vez terminado el conflicto. Enca- 
bezan la lista diez hombres acusados de haber asesinado a 400.000 pola- 
cos; sus nombres se dan a conocer a continuación: HANS FRANKS, Go- 
bernador General alemán de Polonia, por ordenar la ejecución de 200.000 
ciudadanos, confiscar propiedades, trasladar por la fuerza a miles de tra- 
bajadores polacos a Alemania, retirar a muchos su ciudadanía y establecer 
"ghetos". ÁRTHUR GREISER, Gobernador de Poznan, por expulsar a 1 mi- 
llón de personas de este distrito y ordenar la ejecución de 100.000 pola- 
cos. ALBERT FORSTER, Gauleiter de Danzig y Pomorze, por obligar a 
muchos polacos a luchar por Alemania y ordenar ejecuciones en masa. 
ERNST BRANCHT, Gobernador de la Silesia Superior, por establecer uno 
de los peores campos de concentración de Polonia, el de Oweisün, donde 
miles y miles de polacos, mueren en terrible condiciones. WILHELM KRUE- 
GER Mayor de las tropas de asalto, por ser Jefe de Policía de Polonia y 
ordenar ejecuciones y el arresto en masa de polacos para hacer trabajos forza- 
dos. LUDWIG FISCHER, Gobernador del distrito de Varsovia, por orde- 
nar la ejecución de miles de polacos especialmente judíos, en los "ghettos" 
y causar la muerte por hambre de muchos otros. J. WAECHTER, Goberna- 
dor de Cracovia, por la destrucción sistemática de la cultura polaca; por su 
orden, fueron internados cien profesores de la Universidad de Cracovia, 
en uno de los campos de concentración, donde muchos murieron y otros 
perdieron la razón; también se le acusa de destruir bibliotecas y museos, 
y confiscar objetos de arte para su propia colección. GREGOR ZOERNER, 
Gobernador del Distrito de Lublin, por deportar a decenas de miles de po- 
lacos para que trabajen en las fábricas de Alemania, enviar a muchas 
mujeres a los lupanares del Reich y ejecutar rehenes. S. GLOBOENIK, Jefe 
de los S. S. en Lublin, por perseguir a los hebreos y efectuar ejecucio- 
nes en masa en las poblaciones vecinas a aquella ciudad; antes de la gue- 
rra, se hizo conocer por la persecución contra los judíos en Austria. F. 
KUNDT, Gohernador del Distrito de Radon y ex dirigente de la minoría 
alemana en Checoslovaquia, por crear una cárcel para presos políticos, con- 
siderada Escuela de la Gestapo, cuyos miembros aprenden allí todos los 
métodos de torturas". 
 — 44 — 
LO QUE PIENSA AMÉRICA DEL PROBLEMA JUDÍO 
En resumen: dieciocho genios del mal, escapados de todas 
partes: de las tabernas, de las cárceles, de los asilos, de los 
manicomios, que "encabezados por el binomio Hitler-Rosenberg, 
dice Ernst Henry en su libro Hitler sobre Europa", predica un 
antisemitismo de pogroms y una doctrina racial exclusivista, 
para retrotraer a la Sociedad, en fantástico experimento, al nivel 
de la Edad Media, en la época de las corporaciones". 
Todo ello, al finalizar el primer tercio del gran orgullo 
de la humanidad : el siglo XX . . . 
LOS ermitaños del Kinchejunga en el corazón de Asia, no 
han pasado más hambre que los judíos encerrados en 
los campos de concentración, invento bárbaro si los hubo; 
ni humillación más grande sufrió el nieto de Pedro el Grande, 
— 45 — 
RUFINO 
MARIN 
despojado de su imperio por la rubia Fiekchen ( 9 ), descalzo 
y en camisa ante sus ex lacayos, que los humildes hebreos frente 
a la insolencia de las S. A. ( 10 ) y de las S. S. i 11 ), columnas 
sustentativas de este falso edificio social, levantado en base a 
la peregrina teoría de la superioridad de la raza germana... 
No sufrió más Tabaré, al sentirse traspasado por el hierro 
de la lanza, que el hebreo Lido Chaikin, el guerrillero de Pe- 
novsk, al que fueron cortándolo despaciosamente en pedazos los 
entrenados robots humanos de la Werhrmacht; ni angustia más 
tremenda sufrió Ligia cuando escapó al rapto de Vinicio, en la 
creación maravillosa de Sienkiewicz, que las mujeres de Lídice, 
la ciudad mártir, hoy rediviva en la bravia tierra mexicana de 
nuestra América. 
No hubo mayor bizarría en aquel famoso Lázaro Branko- 
vitch, gloria de los guerreros Servios, que en 1377 combatiera 
contra Turcos y Bizantinos, que la que demostró el Sargento 
hebreo Josef Breitman en Tobruk de nuestros días, en cuya 
tumba se escribió este epitafio tan sencillo como grande: "murió 
como un héroe" . . . 
La masacre y las atrocidades contra los judíos ha comen- 
zado y no se detendrá hasta que frenen por la fuerza a 
esos bárbaros rubios, ebrios de todos los odios de la tierra 
y rencorosos para quienes hablan, o desean hablar, el lenguaje 
de la libertad. 
No un libro, sino una serie de volúmenes de abultadas pá- 
ginas, podríamos escribir sólo con la enumeración de los hechos 
atrozmente salvajes realizados en detrimento del pueblo judío 
y cuya noticia ha cruzado el mar y llegado hasta nosotros a 
(9) Nombre cariñoso que le daban sus familiares a la Princesa 
Sofía Augusta Anhalt-Zerbst, convertida más tarde en Catalina II de Rusia. 
(10) Tropas de asalto, Camisas pardas. 
(11) Guardias de Defensa, Camisas negras. 
— 46 — 
LO QUE PIENSA AMÉRICA DEL PROBLEMA JUDIO 
esta nuestra tierra de América, en la que siempre los acentos de 
la verdad, ha puesto, llamaradas de fuego en el corazón de sus 
hombres. . . 
ES, el martirio del Rabí jasídico de la aldea rusa de Ko- 
resten, enfardado en correas y enterrado vivo de pie hasta los 
hombros. 
ES, en Odessa, en donde la soldadesca borracha hace gala 
de su destreza como tiradores, en los blancos movedizos de los 
niños judíos que aventuran su inocencia en las calles destro- 
zadas por la metralla y los bombardeos aéreos sin discriminación 
de objetivos militares. 
ES, en Priluki, en donde seis hermosas muchachas hebreas 
son vejadas hasta el desmayo y a las cuales sus verdugos dejan 
desnudas y maniatadas a la orilla de un camino con un cartel 
anunciador que dice: "lavatorio para los soldados alemanes que 
pasen después". 
ES, en Vinniisa, en donde un oficial nazi de alta gradua- 
ción, irritado por el llanto de una criatura de cuatro meses que 
lo molestaba, mientras vejaba a la madre, lo toma de los pies 
y le estrella la cabeza contra una estufa de hierro. 
ES, en Gours, en donde torturan con el sueño, la sed y el 
hambre a hombres de la talla intelectual del profesor Alejandro 
Mijailovic Kulischer. 
ES, en Noé, en cuyo campo de concentración los piojos se 
comen literalmente a los encerrados. 
ES, en Varsovia, en donde arrastran de las barbas a los 
sacerdotes hebreos después de escupirles el rostro. 
ES, en todas las datschas ( 12 ) rusas, en donde los caminos 
están bordeados de horcas, de las que penden judíos sin distin- 
ción de edad, sexo ni estado... 
ES, en el propio París, fusilando de entre los rehenes a los 
que tienen apellido judío o simplemente el perfil hebreo carac- 
terístico. 
ES, en Spielfel — Austria — en donde después de amarrar 
(12) Villas, aldeas. 
— 47 — 
RUFINO 
MARÍN 
a varias decenas de judíos que huían con víveres, los aplastan 
con tanques. 
 ES, en Ambert — Francia — en el Departamento de Puy de 
Dome, en cuyas tierras los obligan a cavar sus propias fosas, 
a las que se los arroja luego de su ejecución. 
ES, en Praga — Checoslovaquia — donde para evitar el gasto 
de municiones, se les obliga por la fuerza a beber agua enve- 
nenada. 
ES, en Kupres a orillas del Drina, en que la locura llega 
al paroxismo; donde una veintena de judíos — dos mujeres in- 
clusive — son encerrados en grandes jaulas de hierro que su- 
mergen en el río ahogándolos como si fueran ratas, mientras 
la soldadesca ríe y aplaude: 
— Heil Hitler. ¡Mueran los judíos! 
ES, en Kiphissia — Grecia — ejecutando a golpes de maza 
a ancianos octogenarios, mujeres grávidas, niños de pecho!!! 
Es... Es el horror dantesco multiplicado por el infinito; 
la locura humana llevada al más allá; la bestialidad de lo in- 
concebible; lo monstruoso de la aberración. "La malsana obse- 
sión resucitada de los bajos fondos del pasado", para emplear 
las palabras enérgicas y emocionadas del primer ministro sudafri- 
cano, feldmariscal Jan Smuts, pronunciadas en el Parlamento 
Británico, el 21 de Octubre de 1942. 

miércoles, 14 de febrero de 2018

BODA CORTINAS-BARCELONA-HUEHUETENANGO 1908

BODA

1908
Don AMADEO  CORTINAS YENANDELLAS --De Barcelona y vecino de Antigua Guatemala
Con
Srita. MATILDE DE JESUS AGUIRRE LOPEZ
Huehuetenango
Guatemala

En Huehuetenango a cuatro de Agosto de mil novecientos ocho, ..."En la ciudad de Huehuetenango a los veintisiete días del mes de Junio de mil novecientos ocho, ...el infrascrito Jefe Político General Don J. Joaquín Mont...estando presente don Amadeo Cortinas Y., mayor de edad, Originario de Barcelona  y vecino de la Antigua Guatemala, de oficio gravador , siendo hijo legitimo de Don Juan Cortinas y Doña Ortencia Yenandellas , teniendo por abuelos en ambas lineas a Don Juan Cortinas y Doña Josefa Serra, Don Jose Yenadellas y Doña María Rivera. La señorita Matilde de Jesús Aguirre , es también soltera, de veintinueve años de edad, de este vecindario, de oficios mujeriles, siendo hija legitima de Don Ezequiel Aguirre  y Doña Juana López, siendo sus abuelos en ambas lineas, por parte paterna, Don Bernardino Aguirre y Doña Simeona Maldonado, y materna a Don Catarino López y Doña Luciana Mauricio...